martes, 1 de noviembre de 2011

DURAN BARBA, ESPIA Y CLARINETE!!!


Papel Prensa: la estrategia que armó Duran Barba para Clarín

Los consejos del gurú ecuatoriano incluyen presiones al gobierno nacional e “influir” a los jueces y a su entorno. Los ataques a Guillermo Moreno y a Hebe de Bonafini. La supuesta conexión del kirchnerismo y el chavismo. Y el “ejemplo” de Morales Solá.
Quienes realizaron el peritaje sobre las computadoras secuestrados en la investigación por la “campaña sucia” contra Daniel Filmus nunca imaginaron que abrirían una verdadera “caja de Pandora” digital. A la información ya revelada por Tiempo Argentino, se suman ahora dos documentos que podrían vincular al entorno del principal asesor de Mauricio Macri, el gurú ecuatoriano Jaime Duran Barba, con las estrategias desplegadas por el Grupo Clarín para esmerilar al gobierno nacional y conservar el manejo que, junto a sus socios de La Nación, posee sobre Papel Prensa, desafiando la posición accionaria del Estado en la empresa productora del principal insumo para diarios.

Se trata de dos archivos de texto obtenidos durante el allanamiento a consultoras sospechadas de haber participado en las maniobras difamatorias sobre Filmus, en las semanas previas a las elecciones porteñas de junio pasado.

El primero de estos documentos, que invoca como su destinatario a Clarín, se titula “Propuesta de investigación y consultoría de imagen en esta coyuntura política”, y lleva en sus cinco páginas el logo de Duran Barba y Asociados (DBA), junto a la dirección de su sede: Libertad 1240. Y si bien no está fechado, menciona el resultado de las últimas elecciones legislativas de medio término y centra su atención en la figura de Néstor Kirchner, por lo cual se lo puede fijar entre junio de 2009 y octubre de 2010, antes de la muerte del ex presidente.

En sus párrafos iniciales, el texto sostiene que “por primera vez contamos con un gobierno cerrado en pocas personas, que cuenta (…) con una clara definición de cuál es su enemigo –ya no su adversario– que debe –y pretende– destruir para poder cumplir su objetivo: establecerse en el poder sin horizonte de salida.” Según la lógica conspirativa del autor, en perfecta sintonía con la línea editorial de los medios concentrados, “la Argentina K vivió un chavismo light hasta el 28 de junio de 2009”, pero “esta realidad cambió drásticamente con la derrota K”. Como ejemplo, cita uno de los caballitos de batalla de la prensa opositora: “El uso intensivo por parte de CFK de la Cadena Nacional es sólo una pequeña muestra del manual que está importando NK.”

En concreto, el documento propone relevar la opinión pública y “diseñar una estrategia de imagen institucional del Grupo Clarín que le permita afrontar esta coyuntura”. Para eso, plantea una investigación dividida en tres fases: “encuesta de base”, “encuesta sistemática bimensual” y un “trak diario”, a realizar en el área metropolitana de Buenos Aires entre mayores de 18 años.

Según el paper, “el plan de investigación debiera aplicarse no más de cinco días después de confirmarse la relación profesional entre DBA y el Grupo”, y estaría en manos de la encuestadora Informe Confidencial, fundada en 2008 por Rodrigo Lugones y Guillermo Garat, dos de los principales colaboradores de Duran Barba.

El objetivo final es establecer “líneas de acción que permitan fortalecer la imagen de la institución con el fin de defenderse de cualquier ataque”. Para ello, la task force encuestológica también proyectó “reuniones mensuales de evaluación estratégica”. Como responsables, aparecen meNcionados el gurú macrista y su socio Santiago Nieto. Además, se plantea la creación de un “comité de crisis”, para “algún aspecto imprevisto”.

El servicio, al cual se afecta “el equipo de DBA en Quito y Buenos Aires”, es descripto como una “Consultoría Estratégica, Ataque y Defensa”. Respecto de los costos, la tarifa de Informe Confidencial se fija en pesos –no figuran valores–, mientras que los honorarios para los consultores se detallan en dólares: un fee mensual de 12 mil dólares, agregando que “la forma y país de pago queda a convenir”.

El otro material en cuestión lleva el encabezado “Aide Memoire” –ayuda memoria en francés–, se titula “Estrategia para Papel Prensa” y fue hallado en un archivo con ese mismo nombre, más una fecha: junio 2010. Casualmente, el domingo 6 de ese mes fue cuando Tiempo publicó su investigación especial “Papel Prensa: la verdadera historia”, donde dejó en evidencia el vínculo entre la cúpula de la dictadura y los grupos mediáticos que terminarían quedándose con la planta de San Pedro.

El texto, también surgido de la pericia por la “campaña sucia” contra Filmus, no lleva membrete ni tiene una fecha impresa. En cambio, es simple reconocer la matriz ideológica que guía a su autor anónimo. Basta con leer los párrafos iniciales, donde se establecen tres metas:

“1. Queremos que Papel Prensa no sea tomada por el Gobierno, ni por testaferros de Kirchner.

2. Que el Clarín y La Nación sigan siendo los socios que controlen la empresa.

3. Pretendemos que la población argentina en general, y la clase media y personas informadas en particular, comprendan nuestro punto de vista y apoyen nuestro punto de vista.”

En el apartado “coyuntura”, se despliega una mirada casi calcada a la del borrador anterior. Por ejemplo, que “en su visión de la política, semejante a la de otros gobernantes autoritarios de América Latina, los Kirchner consideran vital controlar los medios de comunicación colectiva de la Argentina”.

Más adelante, el escrito define un “nosotros” y a los “adversarios”. En el primer grupo ubica a Papel Prensa, es decir, a Clarín y La Nación. Sobre la planta de San Pedro, se indica: “Hemos hecho una encuesta para saber cuál es su imagen en el entorno inmediato.” Las conclusiones, grosso modo, son que “la imagen de la empresa es buena y los pobladores la ven como algo positivo para la comunidad”. En cuanto a los rivales, los individualiza en este orden: Néstor Kirchner, Guillermo Moreno y Hebe de Bonafini. Y sobre los targets, aparecen los habitantes de San Pedro y “quienes deciden lo que ocurre con Papel Prensa”, incluyendo al ex presidente y los jueces. “Necesitamos influir en ellos”, es la premisa escrita.

Al respecto, bajo el título “Ideas generales”, aparece consignado que tratar de convencer a Kirchner “carece de sentido”, porque “él no actúa en el caso porque cree que pasó o no algo cuando se compró la empresa. Lo hace porque persigue fines políticos.” En consecuencia, el texto se pregunta: “¿Presionarlo?” Su respuesta es contundente: “Cabe solamente esta vía.”

Un similar consejo aparece con respecto a la justicia: “Hay que tratar de influir en los jueces y su entorno. Como punto de partida recordemos que el Poder Judicial tiene mala imagen y que hay muchos jueces que no están contentos con eso.” Por último, si mayores comentarios, también figura como target “la viuda de Graiver”.

Otro eje es la estrategia discursiva, donde los pasos a seguir son tan crudos como turbia la maniobra: “Exhibir más a los voceros de ellos con peor imagen, concretamente a Moreno y Bonafini”, puntualiza el ayuda memoria, y agrega: “Mencionarlos y darles vuelo como ‘voceros del adversario’ es una buena idea. Hebe de Bonafini tiene una imagen muy mala. No así Carlotto, ni las Madres, ni las Abuelas como tales. Es bueno entrevistarle a ella y poner la foto de él.”

Por último, con suma incomodidad, el documento también aborda lo que denomina “el problema de los hijos de la Señora de Noble”, al que considera “un asunto tan delicado”, pero que “por ética profesional no podemos dejar de decir algo”. ¿Su argumento?: “A esta altura de la pelea, Papel Prensa y el origen de los Noble se han implicado de tal manera que si no hay un manejo adecuado del tema con más impacto emocional (el de los hijos), va a ser difícil que tengamos éxito.”

Ahora que estos materiales dejaron de estar ocultos en un disco rígido y salieron a la luz, será tarea de los investigadores seguir aclarando los puntos ciegos. No sólo por su posible relevancia judicial, sino también para la opinión pública que tanto parece importarles a consultores como Duran Barba.


Fuente: 

Duran Barba a indagatoria por supuesta "campaña sucia"

La jueza federal, Servini de Cubría, llamó a indagatoria al asesor de Mauricio Macri, Jaime Durán Barba, para el 5 de diciembre en el marco de la causa por la supuesta "campaña sucia" contra Daniel Filmus.
La magistrada confirmó que, además del asesor de Mauricio Macri, también convocó para el 6 y el 7 de diciembre, respectivamente, a José Guillermo Garat y Rodrigo Lugones, accionistas de las empresas acusadas de haber hecho el telemarketing con datos falsos sobre Filmus.

"Hay otras dos personas citadas por la investigación que se basa en las notas que publicó Tiempo Argentino y en las denuncias de Filmus y en el resultado que sale de la investigación de la documentación que secuestró el doctor (Ariel) Lijo cuando hizo los allanamientos", indicó Servini de Cubría en diálogo con el portal ElArgentino.com

Las citaciones se producen luego de que se realizaran varios allanamientos y pericias en las empresas Tag Continental, Connectic SRL y NSS, en las que habría encontrado evidencias para demostrar que desde tres empresas de telemarketing se cursaron las llamadas con la encuesta falsa.

La "campaña sucia" denunciada por Filmus se basó en una encuesta telefónica "trucha" en la que les preguntaban a los ciudadanos si sabían que el padre del candidato kirchnerista a jefe de Gobierno era el principal contratista de Sergio Schoklender, entre otros datos difamatorios.

Según trascendió, en uno de los allanamientos que en ese momento concretó el juez Lijo, que subrogaba a Servini, se encontró el original de la grabación de la encuesta falsa y los peritajes mostraron que las llamadas a los ciudadanos se hicieron desde los teléfonos de las empresas.

Además, se habrían encontrado sobres de contratos con el Gobierno de la Ciudad y un "Acuerdo de confidencialidad y no competencia", firmado por Durán Barba con Lugones y Garat, y que lo vincularían con ambas entidades, algo que el asesor del PRO había desmentido.

El actual senador del FPV es querellante en la causa y pidió la indagatoria por el delito electoral de "inducción con engaños", aunque aún se intenta determinar si esa encuesta realizada durante la campaña electoral fue pagada con fondos públicos de la ciudad, caso en el cual el delito se convertiría en penal-criminal.