lunes, 4 de julio de 2011

CLARIN LOS NEGOCIADOS Y ESTAFAS, CON MACRI DUHALDE Y DE LA RUA


Macri pagará 274 millones de dólares por lo que vale 90 A una empresa del grupo Clarín 

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires pagará por 178.000 computadoras para las escuelas porteñas, unos 274 millones de dólares, lo que significa unos 185 millones de dólares de sobreprecio, según dijo a Télam Investiga, Ariel Garbarz, experto en informática y perito judicial. 

“Con las computadoras de Macri se repite el mismo modus operandi que con los casos Banco Nación- IBM y DGI-IBM-Banelco”, dijo Garbarz y precisó que “al sobreprecio record se agrega la privatización de la educación digital” Es que el gobierno porteño pagará por 178.000 computadoras en red, 274 millones de dólares. 

“Allí hay entre 154 y 216 millones de dólares de sobreprecios, según variaciones de precio de mercado. El promedio de esos mayores precios da un desvío de 185 millones de dólares”, sostuvo Garbarz. 

“Los 154 millones son en base a la referencia pericial que tomamos en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y en la UBA para otras contrataciones investigadas judicialmente y los 216 tomando la referencia fáctica del precio pagado por el gobierno nacional que acaba de comprar casi lo mismo por mucho menos” señaló el experto. 

Agregó que “para colmo, el gobierno de la Ciudad entregará por cinco años el manejo absoluto de los contenidos que se proporcionen a esos equipos a través de Internet a una empresa privada, la única adjudicataria y la única que cumplió con los requisitos del pliego”. 

La única empresa que se presentó, y a la que le fue pre adjudicada la licitación es Prima, una sociedad del grupo Clarín, cuyo principal dirigente, Héctor Magnetto es CEO del grupo. 

Según Garbarz el mecanismo para generar los sobreprecios consiste “en una licitación que integra dos provisiones: una llamada “dura”, que es la compra de equipos; y otra “blanda”, o “caja negra”, que corresponde a la adquisición de software, redes, mantenimiento, capacitación y operación del sistema”. 

“En las partes duras, con el hardware y las computadoras es fácil hacer una auditoría, porque uno va al mercado a ver ese modelo de computadora y compara cuánto cuesta, pero no con las partes blandas para las que hay una enorme variación de precios”, señaló. 

Para Garbarz “ese margen es tan grande que, desde hace muchos años, cuando la justicia nos consulta por los precios de las contrataciones informáticas del Estado, desde las cátedras de Tecnologia de Computadoras de la UBA y ahora desde el Programa de Asistencia Técnica de la UTN para Argentina Conectada, respondemos que en toda contratación donde se cotice una red o varias redes informáticas, y donde haya más de 100 terminales con provisión de software, capacitación y mantenimiento, se utiliza como referencia internacional que el costo de la totalidad de los rubros blandos nunca puede ser superior al costo de los rubros duros”. 

Al ser consultado por Telam Investiga sobre la relación de precios que existe entre ambos componentes en la contratación que va a hacer el gobierno de Macri, el perito respondió que “todo el hardware o componente duro no supera los 60 millones de dólares , tomando los precios pagados por el Ministerio de Educación de la Nación para las escuelas técnicas que acaba de comprar el mismo tipo netbooks pero mejor equipadas”. 

“Sin embargo el gobierno porteño va a pagar 274 millones de dólares por todo, o sea que el otro componente, el blando, nos costará a los porteños 214 millones, en lugar del techo de referencia de 60 millones”, advirtió Garbarz. 

También el experto reveló que si se utilizaran los costos del mercado “el precio que pagó el gobierno nacional de 323 dólares por cada netbook en red, al comprar 250.000 computadoras para 1.200 escuelas técnicas, el GCBA debería pagar por 178.000 netbooks en red igual precio, lo que da 57.494.000 dólares” Segun Garbraz “de ahí surge el sobreprecio fáctico o de hecho, que asciende a más de 216 millones de dólares”. 



AFJP: Clarín estafo en 500 millones a jubilados 













link: http://www.youtube.com/watch?v=obg_w8UG7l8


dijo:
El titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbatella, presentó ayer una denuncia penal por estafa y asociación ilícita contra el grupo Clarín y el banco JP Morgan. El expediente recayó en la fiscalía federal número 3, a cargo de Eduardo Taiano. La causa apunta a determinar si el multimedio “manipuló los precios de sus acciones al momento de realizar una oferta pública en el mercado de valores”. Esto ocurrió en 2007, unos meses antes del estallido de la crisis financiera internacional. Las acciones del grupo, que fueron compradas por las ex AFJP, salieron al mercado con un valor de 35 pesos y luego cayeron abruptamente a 9 pesos.


El ex vicepresidente del JP Morgan Hernán Arbizu calificó toda la operatoria como “el saqueo de las AFJP”. El ex banquero se presentó ante la UIF a principios de este año para autodenunciarse. En el expediente de la demanda penal consta que los directivos del JP Morgan habían “apurado la operatoria” antes del crac bursátil, a la vez que estaba en conocimiento de la “manipulación” de información por parte del Grupo Clarín

La maniobra denunciada por Sbatella consistiría en “la manipulación de precios de las acciones que se ofertaron públicamente en el mercado de valores y su venta a los fondos de inversión –las ex AFJP–, con la probable connivencia de los gerentes operativos de los mismos”. La maniobra denunciada recae en el Grupo Clarín, Banco Patagonia y Consultatio. El JP Morgan fue el agente colocador. Según consta en la denuncia, Clarín recurrió a la Bolsa para emitir Obligaciones Negociables de Cablevisión. Esto fue durante los primeros meses de 2007. En ese momento, la fiscal de la Cámara Comercial, Alejandra Gils Carbó, dictaminó en contra de la oferta realizada por el Grupo, ya que había constatado irregularidades en el Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE) de Cablevisión –en su intento de fusión con Multicanal–. Como el multimedio necesitaba fondos, siguió insistiendo en emitir una ON, pero sin recurrir a la Bolsa.

En su prospecto de colocación no mencionó el hecho de que una fiscal había detectado irregularidades en el acuerdo extrajudicial. Además, el Grupo había manifestado que era el titular de “la mayor red de cable y el mayor proveedor de acceso a Internet”. La fiscal Gils Carbó declaró que esa “información era inexacta y engañosa y por ende falsa, porque ocultó los impedimentos del APE de Cablevisión para adquirir de Fintech el control de la empresa”.

“Los directivos del JP Morgan habrían recomendado hacer la operatoria lo más rápido posible, ante la posible debacle de las Bolsas del mundo. En todos los casos, el valor de aparición de la oferta en colocación era relativamente alto, y a los pocos días cayó estrepitosamente”, señaló Arbizu. En el expediente 1331/2008 de la CNV consta un informe elaborado por la subgerente de fiscalización contable, Mónica Brizuela, donde se especifica que Clarín había hecho una colocación inicial de sus acciones a un precio entre 28 y 35 pesos, pero al poco tiempo habían caído a 9,25 pesos. Los principales perjudicados fueron los ahorristas de las ex AFJP.



Pesificación de la deuda del Grupo Clarín




El Congreso autoriza a Duhalde a ejecutar
la mayor estafa de la historia

Menos de tres meses atrás, el 23 de octubre del año pasado, por Radio Mitre, Francisco Macri fijó el eje central del programa económico que está aplicando Duhalde: “El gobierno debe estatizar la deuda de las empresas” (Clarín, 24/10/01). Al día siguiente, Osvaldo Cornide, de Came, agregó algo más: “Lo que hay que hacer es cambiar drásticamente la política económica y dentro de ese cambio, refinanciar los pasivos de las Pymes a tasas preferenciales” (Clarín, 25/10/01).

Estatizar la deuda privada y licuar los pasivos de las empresas es el corazón del plan económico de Duhalde. Es lo que hizo en 1982 Domingo Cavallo, desatando con ello una espectacular suba del dólar y una galopante inflación. La estatización de la deuda capitalista hipotecó al Estado en unos 20.000 millones de dólares, llevó a la “crisis de la deuda” en 1982/93 y provocó una brutal caída de los salarios.
 
Pauta oficial en beneficio de Clarín 




El hegemónico grupo Clarín está tan acostumbrado a ser el dueño de la realidad en la Argentina que en la defensa de sus negocios es capaz de todo, incluso hasta de barrer con reglas básicas del periodismo como chequear la información antes de publicarla. Con su credibilidad amenazada como ningún otro medio, el matutino de Noble y Magnetto ha iniciado, junto a su socio La Nación, una campaña de clara deslealtad comercial contra otros medios de comunicación que no han elegido ser opositores a cualquier precio y según las conveniencias coyunturales propias. Por eso, publica con insistencia información incompleta y parcial sobre la distribución de la publicidad oficial.

Datos oficiales y avalados hasta por Poder Ciudadano, algo así como “la Biblia” para estos casos.


Si se toma el segmento 2000 a 2008 (incluyó la última parte del gobierno de De la Rúa, Duhalde, Kirchner y el primer año de Cristina), Clarín, “la descosió”, como se dice en el barrio: se quedó con el 21,5 % de toda esa pauta: es decir, $ 102.586.007.55 de los $ 477.664.377.26 para repartir. Y el diario La Nación, el 10,9 %: $ 52.055.419.01. Clarín, más La Nación, acumularon el 32,4 % del dinero de la gráfica.