miércoles, 1 de diciembre de 2010

En "6.7.8", Boudou criticó a Mirtha y dijo que lo de WikiLeaks "son pavadas"

En "6.7.8", Boudou criticó a Mirtha y dijo que lo de WikiLeaks "son pavadas"

Fue el primer funcionario en hablar del escándalo de los cables estadounidenses.

 

30.11.2010 | 23:59

Como invitado estrella del ciclo ultra K "6.7.8", el ministro de Economía Amado Boudou habló anoche de un tema que desvela al Gobierno: Mirtha Legrand. La diva de los almuerzos, se sabe, genera en el universo K tanta simpatía como Carrió y sus críticas televisivas son consideradas un agravio tan injusto como cotidiano. Boudou, sin embargo, cumplió solo en parte con lo que el ávido panel del programa esperaba de él, ya que sus críticas a la veterana conductora llevaron su sello, el de la liviandad.
"Cuando Mirtha dice: 'soy rubia por afuera y por adentro', sus palabras son doblemente discriminatorias", afirmó el titular del Palacio de Hacienda, refiriéndose a presuntas declaraciones "de color" de la conductora. Pero el ministro avanzó en su análisis considerando que el mensaje de Mirtha "es muy denso, muy pesado y, a su vez, se transmite a través de la no política".
El inefable Amado ponía de esa manera en duda la postura ajena a la política que dice mantener Legrand. Fue entonces cuando le mostraron un tape de un programa de "Almorzando" en el que Mirtha reprochaba a una colega su posición "demasiado politizada, muy de izquierda", situación que mereció de Boudou -que militó en la UCEDE de Alsogaray- la siguiente conclusión: "cuando era para apoyar a la dictadura, estaba bien".
Superada esa parte crucial del programa, el ministro habló del INDEC y la inminente visita de técnicos del FMI para "colaborar" con el cuestionado organismo. "La decisión del Gobierno de pedir asistencia técnica al FMI no tiene nada que ver con recrear la credibilidad del INDEC, sino con fortalecerlo", fue su curiosa explicación del tema. También rechazó que el acuerdo con el FMI pueda vincularse a la negociación que Argentina mantiene con el Club de París para pagar la deuda. "Cero relación", aseveró sin ruborizarse. "No vamos a cambiar en nada la política económica y es un orgullo participar de un gobierno que pone a la política por sobre la economía", aseguró, admitiendo en los hechos que el Gobierno no necesita economistas.
Finalmente, consideró que los cables secretos revelados por WikiLeaks "son una vergüenza para Estados Unidos, y no para Argentina". Boudou se transformó así en el primer funcionario del Poder Ejecutivo en opinar sobre el tema luego de dos días de silencio oficial. El funcionario criticó a los diarios Clarín y La Nación por darle al tema una relevancia "sensacionalista", porque a su criterio, "en los cables difundidos no está el corazón de la información diplomática estadounidense, sino pavadas".
 http://www.perfil.com/contenidos/2010/11/30/noticia_0042.html