jueves, 9 de diciembre de 2010

OPERATIVO "GIRO A LA DERECHA" Morales Solá y la teoría: “Cristina tuvo suerte”

OPERATIVO "GIRO A LA DERECHA"

Morales Solá y la teoría: “Cristina tuvo suerte”

La estrategia del monopolio informativo sigue apuntando a alejar a Cristina de las políticas transformadoras.  Hoy en su columna de La Nación, Morales Solá le da una clase magistral a sus colegas Pagni y Fontevecchia

“Del diálogo con numerosos funcionarios –dice Carlos Pagni, aunque sin aclarar quiénes son esos funcionarios– se infiere que la muerte de Kirchner liberó a su equipo de un pasivo que estaba determinando el hundimiento de la empresa”, es decir del gobierno y del Estado. “Los discípulos del santo –así llama Pagni al ex presidente– comienzan a abandonar sus enseñanzas. Se alarman por la inflación, golpean a las puertas del Fondo Monetario Internacional (FMI), ofrecen al Club de París el generoso pago de la deuda, y hasta prometen un aumento de tarifas”. El escriba ve así un “giro” de las políticas del gobierno. 

Esa es la teoría que hoy despliega la estrategia informativa del diario La Nación y baja línea, obviamente, mediante sus columnistas estrella. El lunes lo hacía Pagni,hoy lo hizo Joaquín Morales Solá. Lo propio hacían el fin de semana pasado en PerfilJorge Fontevecchia y Tomás Abraham, ¿Cuánto durará esta vez la aventura?   

El ex Clarín navega por diferentes temas de la coyuntura para avalar “la teoría”, affaire WikiLeaks incluido. Las ucronías de Joaco indican que: “Las filtraciones que dejaron al desnudo a la embajada norteamericana en Buenos Aires, hubieran provocado en el ex presidente, quizás, un remedo del enfrentamiento Braden-Perón desde las tribunas del conurbano”. Aunque Cristina, concluye, optó por mantener la relación cordial con Obama.

En consecuencia la presidenta experimentó el cambio “más perceptible y profundo” en la Cumbre Iberoamericana de Mar del Plata. “En esa reunión (sólo en ésa, por ahora) dio un brusco cambió a su sistema de alianzas latinoamericanas; se colocó del lado de México, Brasil, Colombia y Chile, en lugar de Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia” plantea la construcción discursiva del artículo.

Así Morales Solá lleva al extremo sus deseos y los plasma con total desparpajo en sus columnas.  A tal punto que habla de “los años kirchneristas” como aquel tiempo pasado que ya quedó atrás. “El reconocimiento de un Estado palestino como nación libre y soberana fue un alineamiento sin complejos con la posición latinoamericana que lidera Brasil. En los años kirchneristas, prevaleció más la competencia argentina con Brasil que los temas en los que puede haber coincidencia entre ambos países”, dice Juoaco en clara contradicción con las palabras del propio Lula en la cumbre marplatense (Ver video).

No obstante, en el “país” de Morales Solá y sus lectores hay cuentas pendientes: “A pesar de todo, nada ha cambiado hasta ahora para el periodismo. El hostigamiento, la persecución y la difamación que se abaten sobre el periodismo independiente –dice, sin mencionar un solo hecho en ese sentido- pertenecen a un enorme aparato estatal que no se ha desmontado aún. Cristina Kirchner tiene su propia historia de conceptos equivocados sobre el periodismo, que coincidían con los pasionales rencores de su esposo”