miércoles, 9 de febrero de 2011

Civilización o Barbarie, hoy, POR JORGE GILES

Civilización o Barbarie, hoy

La AFIP detectó ayer un nuevo lugar de trabajo esclavo, en una empresa agrícola de Bahía Blanca. 

El comunicado oficial afirma que "el organismo confirmó el trabajo ilegal y condiciones laborales infrahumanas" en un establecimiento agrícola perteneciente a la firma Satus Ager. 

Son cinco los lugares esclavos descubiertos en la última semana por la AFIP. 

En este caso, trasladaban a los trabajadores desde Santiago del Estero para dejarlos hacinados en campos dedicados al desflore de maíz. 

Que ninguna persona de bien se acostumbre jamás a estas noticias. 

Por el contrario, hay que rebelar el alma hasta que grite de dolor e indignación contra estos poderosos que desafían nuestra condición de ciudadanos, sometiendo a los más débiles a trabajar 12 horas diarias, a vivir sin luz, sin agua potable, sin baños adecuados, tirados sobre unos camastros en un trailer de chapa. 

La AFIP agrega que esta compañía se presenta como "la empresa argentina líder en exportación de semillas de maíz y soja y entre sus directivos figuran Félix Cirio, ex subsecretario de Agricultura de Felipe Solá, Félix Lanusse, Miguel y Juan Zimmermann, Ricardo Cardinales y Martín Jarmoluk" 

En realidad, la AFIP se lanzó decididamente a cumplir con una decisión de la Presidenta, instrumentada por el Ministerio de Trabajo, como es garantizar el trabajo registrado en la Argentina. Para decirlo en idioma de barrio, van a pedir los papeles a quienes tienen la obligación legal de tenerlos, so pena de ser sospechosos de evasión impositiva; pero hete aquí que lo que encuentran los inspectores, son esclavos sobreviviendo como esclavos. 

Y lógicamente, denuncian la grave violación humana ante la Justicia. 

El titular de AFIP, Ricardo Echegaray declaró al respecto: "Las imágenes son contundentes, todos los argentinos tenemos que estar en la misma línea, no podemos aceptar que en el siglo 21 se den estas condiciones de trabajo en ningún sector de la economía" 

Los que cometen estas atrocidades son sectores con mucho poder económico. 

¿Lo harán para provocar al gobierno y a toda la sociedad? 

¿O simplemente porque siempre lo hicieron? 

Ambas razones explican estas conductas. 

Estos patrones rurales que viven en la ostentación de un barrio lujoso o en el exterior, comulgan desde siempre con aquella vieja concepción liberal de "civilización o barbarie". 

Hoy vuelven a demostrar que ellos son la barbarie, los que matan, los que hambrean, los que esclavizan. 

Como en el siglo 19, como en el Centenario, como en este siglo. 

La diferencia histórica es que esta vez hay un Gobierno que se pone del lado del trabajador y un pueblo que los repudia con todas las fuerzas de su dignidad. 

¿Irán presos?