sábado, 5 de febrero de 2011

EN SEMANAS FALLECIERON 2 REFERENTES DE LA TEOLOGIA DE LA LIBERACION, LOS CURAS FACHOS NO SE MUEREN? CARAJO!!!

ALEJANDRO MAYOL
Buenos Aires, 4 de febrero (Télam).- La viuda del ex sacerdote Jerónimo Podestá, Clelia Luro, recordó al ex cura Alejandro Mayol, fallecido ayer, como a "un revolucionario" que vivió la letra del Evangelio, y señaló que vivió toda su vida "militando con sus canciones".
Nacido en 1932, integrante del Movimiento de Curas del Tercer Mundo surgido bajo la influencia del Concilio Vaticano II y los aires de cambio que cruzaron a América Latina después de la Revolución Cubana, Mayol fue sacerdote pero en 1969 se vio obligado a abandonar los hábitos cuando decidió vivir en matrimonio con Beatriz, la que sería su esposa y madre de sus hijos.
"Si lo hubiesen dejado, si no lo hubiesen puesto frente a la opción de elegir entre el sacerdocio y Beatriz, Alejandro (Mayol) hubiera seguido siendo cura", aseguró en charla con Télam Clelia Luro.
"Él, igual que Jerónimo (Podestá) sufrieron el disparate, que todavía existe en la Iglesia, de la obligación del celibato", aseguró Luro.
La viuda de monseñor Podestá señaló que Mayol "siguió su militancia a través de la música, porque él era un revolucionario que se expresaba con la música y con sus canciones, como la `Misa criolla`, con la que nos embelesó a todos".
Autor de obras musicales y teatrales como "La Pasión según San Juan" y "Sinfonía Inconclusa" además de guiones de películas como "Aroma de violetas" y "Las aventuras de Cepillo", Mayol fue popularmente conocido como el Padre Alejandro o Francisco del Buen Viaje.
Miembro de los sectores más avanzados de la Iglesia argentina en la década del 60, Mayol integró junto al desparecido padre Carlos Mugica el Movimiento de Curas del Tercer Mundo, luego de haber compartido un curso sobre el teólogo jesuita Pierre Teilhard de Chardin, que planteaba un nuevo enfoque sobre la misión evangélica.
"Todos ellos, Alejandro, Jerónimo o Carlos (Mugica) se hicieron curas como una manera de comprometerse con el pueblo", destacó Luro.
La viuda de Podestá señaló que fueron el Concilio Vaticano II y la Teología de la Liberación que promovió Juan XXIII "para que entrara aire a la Iglesia", los elementos que marcaron una época en la Iglesia en la que se "abieron ventanas que ahora vuelven a estar cerradas".
"El Evangelio es revolucionario -insistió- porque propone comprometer la vida por los otros y la militancia de ellos (por Mayol, Mugica, Podestá, entre otros) era el compromiso con el pueblo".
En el caso de Alejandro, señaló Luro hablando del ideólogo de la "Misa criolla" y las "operas cancheras" (para ser cantadas en canchas de fútbol) "el siguió con las canciones que proponían una letra comprometida con la gente".
"La verdad es -señaló Luro- que el único sacerdote es Cristo y para Alejandro y todos nosotros la Iglesia, como señaló el Concilio Vaticano II, es `el pueblo de Dios en marcha` y no las jerarquías o la institución".
La viuda del ex obispo de Avellaneda agregó que "la prédica auténtica del Evangelio molesta al sistema porque siempre es una lucha por la justicia".(Télam).-
Samuel Ruiz, el obispo zapatista

Era el obispo de los pobres y la cruz de madera en el centro del pecho. Era la voz de la iglesia que se levantó con los zapatistas y por los que peleó desde el púlpito y los despachos.

El obispo emérito de San Cristobal, Samuel Ruiz, falleció este lunes a los 87 años de edad debido a complicaciones cardiacas y respiratorias. Samuel Ruiz estaba ingresado en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de la capital mexicana desde el viernes. Los problemas respiratorios y de diabetes que lo aquejaban desde hace años se complicaron este fin de semana hasta acabar con su vida.

Desde el pasado mes de noviembre, su estado de salud decayó tanto que incluso, a los obispos reunidos en la Conferencia del Episcopado mexicano oraron por su salud. De ahí, el obispo Samuel Ruiz constantemente tuvo recaídas y entró al hospital en varias ocasiones

Samuel Ruiz García, obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, se convirtió en Obispo con 35 años y, aunque nació en Guanajuato, pasó la mayor parte de su vida en Chiapas donde pronto se convirtió en un símbolo en favor de las poblaciones indígenas de todo el continente. Era la voz de referencia entre los excluidos de Latinoamérica.

A Samuel Ruiz le tocó vivir el alzamiento zapatista el 1 de enero de 1994, cuando el subcomandante Marcos y sus guerrilleros de escopetas de madera irrumpieron en la vida política y social del país.

Implicado hasta el tuétano en las demandas de los indígenas, su imagen trascendió más allá de México y se convirtió en uno de los rostros reconocidos en varios países en donde se convirtió en una referencia para aquel ilusionante movimiento que nunca disparó un tiro.

Con la idea de colaborar en la solución del conflicto armado el exterior Samuel Ruiz fue designado miembro de la Comisión Nacional de Intermediación (Conai), que encabezó durante algún tiempo, hasta que se disolvió cuando la ruta que tomaba se acercaba más a la politica y se alejaba de la doctrina de la iglesia.

En el año 2000, Samuel Ruiz fue galardonado con el premio Internacional Simón Bolívar de la UNESCO por su lucha contra la violencia, la pobreza y la exclusión. Después de 40 años de obispado en Chiapas, Ruiz García decidió retirarse en 1999 e irse a la ciudad de Querétaro. Los indígenas de toda América lloran la desaparición del "obispo amigo" que hizo suyas las proclamas de "dignidad y buen gobierno".

Su ultima gran actividad publica como activista fue ejercer de mediador entre el EPR (ejercito Popular Revolucionario) y el Gobierno de Felipe Calderón en 2007, como parte de una comisión en la que también estaba otros intelectuales como el escrito Carlos Montemayor.

En el año 2001 recibió el Premio Internacional de Derechos Humanos de Núremberg, por su infatigable defensa de los derechos humanos de los pueblos indígenas de Chiapas, México, durante más de dos décadas.

El presidente Felipe Calderón lamentó la muerte del obispo y reconoció su trabajo por los más pobres de Chiapas. La iglesia mexicana recordó que era un obispo "polémico" y querido por los fieles de Chiapas, que "se dejó llevar al principio por la Teología de la Liberación".

A través de su portavoz, el episcopado mexicano lamentó la noticia y reconoció que Samuel Ruiz también fue un sacerdote "admirado por gente que no pertenece a la Iglesia católica, precisamente por este riesgo de vivir la fe católica de otra manera".
CRISTIANO-CATOLICO-POR UNA IGLESIA ECUMENICA QUE ESTE SIEMPRE AL LADO DEL MAS NECESITADO, Y COMPROMETIDA CON LAS CAUSAS JUSTAS DEL PUEBLO!!! MONSEÑOR ANGELELLI PADRE CARLOS MUJICA PADRES PALOTINOS PADRE JOAQUIN NUÑEZ MONSEÑOR ROMERO PADRE MONTALDO