martes, 1 de febrero de 2011

Para Clarín y La Nación, combatir el trabajo esclavo rural es un “ataque al campo”

LAS PENAS SON DE LOS “OTROS”

Para Clarín y La Nación, combatir el trabajo esclavo rural es un “ataque al campo”


Junto a sindicatos duhaldistas, le hacen el juego a la Mesa de Enlace. Además, pese a las cifras que siguen marcando récords en materia de turismo, el diario de Mitre tozudamente afirma que la temporada veraniega “no fue tan buena”.
 
Una de las acepciones de la palabra “distorsión” para la Real Academia Española es la siguiente: “Acción de torcer o desequilibrar la disposición de figuras en general o de elementos artísticos, o de presentar o interpretar hechos, intenciones, etc., deformándolos de modo intencionado.” En las ediciones de ayer, estas distorsiones, junto a la omisión de noticias, fueron especialmente evidentes en La Nación. Más aun, en contra de lo publicado en el resto de la gráfica nacional en las últimas semanas, el diario de Mitre  se mantiene en sus trece ante la evidencia de noticias positivas, a las que adjunta calificaciones como “no tan bueno” u objeciones como “se consumió poco”, etc. En pleno recambio quincenal veraniego, y en medio de una temporada récord de turistas en la Costa Atlántica argentina, La Nación en su tapa se apresura a intentar “bajar” tanto optimismo: “Vacaciones de verano. En la costa, el balance de enero no fue tan bueno como estimaban. Los operadores dicen que la ocupación fue similar a 2010, pero que se consumió poco”. En cambio, sí destaca la afluencia de turistas en la zona top de Uruguay: “En Punta del Este hablan de la mejor temporada en mucho tiempo” (página 9). Ante la evidencia  y magnitud de los números, al diario de Mitre no le queda otra solución más que encarar la noticia con datos adicionales que ni siquiera llegan a tener, por símismos, la connotación de negativos. “Si no hay sorpresas, la estadística final dirá que durante este primer mes de 2011 pasaron por Mar del Plata algo más de 1,3 millones de turistas. Y otros destinos, como Cariló y Pinamar, han tenido un resultado similar de visitantes. Pero, en los detalles, el balance está lejos de la euforia.”
En las últimas semanas, la noticia estuvo en tapa de varios medios que destacaron el aluvión turístico en la Costa (La Prensa y BAE, por ejemplo) a punto tal que el tema dejó de tener preponderancia en sus agendas. Página/12, en su edición de ayer, en página 12 destaca: “El recambio de febrero viene lleno de expectativas. Un verano con el turismo a full. En enero, los veraneantes colmaron las ciudades. Mar del Plata recibió, desde las fiestas de fin de año, más de un millón de turistas, cifra record en las últimas temporadas.”
Otro de los temas donde es evidente la ideologización y distorsión es (otra vez) el trabajo esclavo rural. Ante la futura creación de un ente estatal destinado a registrar trabajadores rurales y combatir el empleo indecente, La Nación no duda en apelar al viejo discurso utilizado en el conflicto por las retenciones móviles en 2008: “Ofensiva del Gobierno contra el campo”, titula en página 4. Nuevamente, la palabra “campo” intenta abarcar todo un espectro que en realidad incluye a las cuatro entidades de la Mesa de Enlace. Pero el lector desprevenido puede creer que refiere a un colectivo rural más amplio. Y ahí está la eficacia de la operación discursiva, que tan buenos resultados les diera en 2008. ¿Los trabajadores rurales explotados, no registrados, no forman parte del “campo”? La Nación y sus mandantes intentan convencer incluso a esos trabajadores, peones rurales, que es el gobierno quien intenta “abusar” de ellos y los tiene trabajando en condiciones de semi esclavitud, en lugar de ser sus patrones que. “Mayores atribuciones al Ministerio de Trabajo. Impulsa la creación de un nuevo registro de trabajadores rurales para eliminar el ente autárquico que integran las cuatro entidades.” La Nación se apoya en declaraciones del sidicalista Gerónimo Venegas de UATRE, aliado de Eduardo Duhalde, quien ante los casos de trabajo esclavo y las denuncias que cayeron sobre empresas como Nidera, afirmó en Clarín el 20 de enero: “El Estado Nacional debería tener políticas de Estado para terminar de erradicar el trabajo infantil, la mano de obra indocumentada y el trabajo en negro”, deslindando su responsabilidad como máximo dirigente de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE). Según Clarín, el gremio hizo “permanentes inspecciones” para detectar trabajo no registrado. Según lo detectado por el Ministerio de Trabajo, no alcanzó. Otro detalle es el título que otorgó el diario de Noble a las declaraciones de Venegas: “Trabajo en negro: los peones rurales culpan al Gobierno” (Clarín, 20/01). Un nuevo eje discursivo asoma para combatir al gobierno en el tema de la explotación laboral rural y las retenciones: los diarios de Noble y Mitre (con todo el monopolio multimediático detrás), la Mesa de Enlace y los sindicatos duhaldistas.
Página/12 destaca otro caso de trabajo esclavo su en página 12 de sociedad: “Dos talleres de Chapadmalal allanados por trabajo esclavo. ‘Reducidos a la servidumbre’. Una fiscalía marplatense allanó dos talleres en la zona de Chapadmalal, donde fueron encontrados 11 inmigrantes bolivianos sometidos a las peores condiciones laborales. Investigan a empresas de indumentaria, y si los traían especialmente desde Bolivia.”