lunes, 21 de noviembre de 2011

LAS PRUEBAS PARA LA IMPUTACION A VICTOR HUGO RODRIGUEZ POR EL CASO CAMBIASSO



Por José Maggi

Con toda la responsabilidad del jefe

El fiscal de la causa, Juan Murray, subrayó que Rodríguez era jefe de la Sección Segunda del Destacamento de Inteligencia 121 que secuestró y asesinó a Cambiasso 
y Pereyra Rossi. "Nada de esto pudo haber pasado sin su conocimiento", expresó.
"El coronel retirado Víctor Hugo Rodríguez está imputado en el secuestro y asesinato de (Osvaldo) Cambiasso y (Eduardo) Pereyra Rossi porque era jefe de la Sección Segunda del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario que llevó adelante este operativo. Nada de esto pudo haber pasado sin su conocimiento". La claridad con la que se expresa el fiscal federal de San Nicolás Juan Patricio Murray contrasta fuertemente con la morosidad con la que el poder político local ha reaccionando para condenar el pasado de un militar a quien no le ha ahorrado elogios y "reconocimiento al mérito" por su Cruce de los Andes. En una rápida búsqueda en internet se pueden hallar al menos dos menciones: en el sitio web de la Unidad Antirrepresiva por los Derechos Humanos (UADH) se consigna que en mayo de 2003 el intendente Miguel Lifschitz le otorgó un "diploma de honor al mérito" como titular de la Asociación Sanmartiniana, y lo propio hizo el entonces presidente del Concejo, Rafael Ielpi en julio de 2003.
La declaración indagatoria de Rodríguez el último viernes en San Nicolás estuvo teñida de anécdotas que pintan de cuerpo entero al coronel de inteligencia retirado: se había afeitado el bigote, quizás tratando aplicar algunas de las tácticas aprendidas en tantos años de formación; llegó a bordo de una camioneta cuatro por cuatro color negra con vidrios polarizados, que estacionó su chofer a escasos centímetros de la puerta de ingreso al juzgado de Villafuerte Ruzo, en la que prácticamente se zambulló, en un gesto que sin dudas pudo haber copiado de uno de su subordinados: el ex arquero Edgardo "Gato" Andrada.
La salida no fue menos pensada: luego de más de dos horas, un Nissan TIIDA se estacionó sobre el lado izquierdo de la calzada en el mismo momento en que Rodríguez junto a su nuevo grupo de seguridad (vestidos de riguroso traje negro y a quienes no había exhibido al ingreso) salía raudamente del juzgado. Uno de ellos, un hombre joven, tapó el lente de la cámara fotográfica del reportero de Rosario/12, Alberto Gentilcore, mientras sus pares extendían sus brazos para dejarle paso libre al coronel. Esta vez Rodríguez tampoco quiso contestar preguntas de este cronista y se fue raudo a bordo del Nissan patente JPK 592.
La perfomance de Rodríguez en la mañana del viernes es relatada por el propio Murray. "El teniente coronel retirado concurrió al acto de indagatoria, y haciendo uso del derecho que le da la ley, no hizo descargo alguno ni ofreció pruebas, siguiendo el consejo de su defensor Hernán Vidal. Rodríguez dijo que esta causa no debió haberse reabierto, porque era una causa sobre la que había 'cosa juzgada', por una resolución dictada en el año 1983 y consideró que era parte de una orquestada caza de brujas. Además se dijo inocente de los hechos que se le imputan", dijo Murray.
--¿Tienen asidero los dichos de Rodríguez?
--No, esta causa nunca fue cosa juzgada en relación a Víctor Hugo Rodríguez, y a la mayoría los imputados. Solo había un obstáculo que era cosa juzgada, pero considerada írrita para nosotros, sobre la persona de Luis Abelardo Patti, y los policías Spataro y Diéguez, que resolvió el juez Villafuerte Ruzo y confirmó la Cámara.
--Por la documentación recolectada, ¿qué cargos desempeñó Víctor Rodríguez en la inteligencia militar?
--A la fecha de los hechos, Rodríguez era el jefe de la Segunda Sección del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario con el grado de capitán. Por su rol y por su función es que se le imputa su participación avalada en prueba testimonial y documental en el secuestro de Cambiasso y Pereyra Rossi.
--¿Quienes eran los jefes de Rodríguez?
--Su jefe inmediato era el teniente coronel Luis Américo Muñoz, que era el segundo jefe del Destacamento, y por sobre él, el coronel Oscar Pascual Guerrieri que era el jefe del Destacamento.
--Teniendo en cuenta su jerarquía, ¿pudo ocurrir un operativo de inteligencia militar como el que se investiga sin que Rodríguez tuviera conocimiento?
--No, obviamente que no, y justamente la imputación de la fiscalía se trata de esto, de la participación del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario, con la participación de la Segunda Sección del mismo, cuya jefatura era la de Rodríguez.