viernes, 23 de diciembre de 2011

Zaffaroni dijo que la ley antiterrorista es "un disparate" impuesto por los países centrales

zaffaroni

El ministro de la Corte Suprema de Justicia criticó el proyecto sancionado y aseguró que la Argentina no necesita "para nada" una figura como el terrorismo. "Es una extorsión de segunda categoría que nos hace el GAFI", aseguró el juez en declaraciones a Radio Nacional Córdoba

El juez de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Zaffaroni, aseguró que la ley aprobada por el Congreso Nacional, que persigue el lavado de activos y a quienes financien al terrorismo, fue propuesta por el Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi), sin que la Argentina requiera una normativa de esa naturaleza.

El magistrado afirmó que la sanción obligatoria de esas normas "es una extorsión que nos hace el Gafi, de segunda categoría, que se atribuye más derechos que las Naciones Unidas".
El Gafi es un organismo intergubernamental cuyo propósito es el desarrollo y la promoción de políticas, en los niveles nacional e internacional, para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

"El Gafi recomendó que esta ley se transforme en obligatoria, pero en algún momento puede ser utilizada por alguien contra la protesta social o contra los sindicatos. En el país no necesitamos esta ley antiterrorismo", sostuvo Zaffaroni en declaraciones a Radio Nacional Córdoba.

La norma, que fue aprobada en el Senado por 39 votos a 22, considera como delito de terrorismo los actos "que sean cometidos con la finalidad de aterrorizar a la población u obligue a gobierno nacional o extranjeros a realizar un acto o abstenerse de hacerlo".

Zaffaroni señaló que la ley antiterrorista es "un disparate". Y añadió: "Nos extorsiona de modo que si no sacamos esas leyes (las declaraciones del ministro de la corte fueron realizadas antes de sus aprobación), nos va a sancionar económicamente".

Finalmente, el ministro del Máximo Tribunal fue aún más crítico al sostener que "este organismo se ocupa solamente de garantizar que el lavado de dinero se haga en el hemisferio norte".