viernes, 20 de enero de 2012

Hebe: “Néstor está vivo en cado uno de los pibes"


Hebe de Bonafini. Discurso del 19 de enero de 2012, Río Gallegos, Santa Cruz. "Es el viento. Es el viento, como le dice Cristina. Él se está haciendo presente aquí, en este lugar, para que nos lo llevemos. No lo vamos a llevar todo: un pedacito de él, eso es lo que vinimos a buscar de nuestro Néstor, de este hombre de la historia, de este hombre que entregó su vida, que todavía no nos dimos cuenta realmente quién es, qué nos dijo.

Es un momento único, que los jóvenes sobre todo tienen que disfrutarlo. Esta marcha que ustedes vieron recién empezó hace casi 35 años, parecía inofensiva: un montón de mujeres viejas, o no tanto en aquella época, caminando en una plaza, cada jueves desde hace casi 35 años sin faltar uno solo"
Esta es la primera vez que trasladamos la marcha, aquí. Hemos marchado en otros lugares pero siempre quedaban Madres en la Plaza. Hoy lo quisimos hacer diferente para venir a buscar este pedacito de hombre genial, único, con una visión de futuro impresionante. Recorriendo Gallegos yo no podía creer todo lo que él hizo y todo lo que él pensó. Es el hombre de la historia, es un hombre que desde la humildad, de la sinceridad, del afecto, el amor, nos dio todo. Nos dejó un país para que nosotros, con nuestra responsabilidad, lo cuidemos y lo hagamos crecer lenta, pero inexorablemente, hacia lo que querían nuestros hijos. No podemos pedir más, que me dejen de joder con estar pidiendo. Hagamos, pongamos el cuerpo, consolidemos esto que tenemos, que es demasiado, es lo que nunca hubiéramos pensado las Madres tener esto que tenemos.
Aunque a ustedes les parezca mentira las Madres somos felices de tener esta patria, por eso creemos en este hombre, en este héroe que los jóvenes tienen que tener para ellos, para imitarlo en las cosas más sencillas; en las más grandes es muy difícil, pero en las más chiquitas: en la humildad, en la solidaridad, en no querer nada para él.
Quisimos venir, ni pensábamos, a recorrer los lugares desde afuera. Dijimos ’Madres, nos vamos a sacar las fotos donde él estuvo’. Y cuando llegamos acá nos encontramos que un grupo de jóvenes había pensado en nosotras, que nos estaba esperando, que nos recibió, que nos acogió y que nos mostró los lugares desde adentro. No tenemos palabras para agradecerles pero sí nos sentimos orgullosas de que haya jóvenes aquí que le están haciendo tanto honor a Néstor, siendo firmes.
Néstor, estos ’pibes’, como vos le decías, no te van a defraudar. Las Madres quisimos venir a sellar un compromiso, no para hacer un homenaje. Los homenajes no me gustan, son póstumos. Vos no estás muerto. Estás cada vez más vivo en cada uno de los pibes que están llevando esta política increíble nacional y popular. Vivís ahí, como viven nuestros hijos. A un revolucionario no hay tumba que lo encierre.
Nos vamos a llevar un poquito de tu viento, nos vamos a llevar un poquito de tu casa, de tu escuela, de los lugares donde caminaste para que cada jueves en la Plaza estés también junto con nuestros hijos, porque eso es lo que sos: un hijo nuestro, pero que por suerte, con esa claridad que tuviste, llegaste a ocupar el sillón, ese sillón que vos dijiste que era transitorio, esa vez que nos abriste las puertas, para siempre, de la Casa de Gobierno diciéndonos que era nuestra.
Y es verdad, lo sentimos así, la hicimos nuestra. Y ahora con esta mujer increíble y maravillosa, con Cristina, que es una fiera, que es una leona, una mujer inteligente que está llevando adelante el proyecto nacional y popular.
Qué orgullosas que estamos, qué orgullosos que tenemos que estar todos de tener esta presidenta que todos los días, todos los días, nos da muestra de la valentía, de la inteligencia, de la respuesta. Ella nos pide, con humildad, que hagamos las cosas bien, que no hagamos pelotudeces, porque a veces en estas cuestiones de querer estar más adelante... uno está adelante cuando hace cosas todos los días, no porque ponga una bandera más grande, una bandera más chica, o porque esté en un lugar.
El adelante te lo da el laburo, el trabajo diario que es lo que yo vi acá con estos pibes de La Cámpora, el trabajo diario, contundente y eso es lo que vale. Ojo que yo no soy, las Madres no hacemos propaganda a nadie, ustedes saben que somos muy duras, hablamos de ’los jóvenes del Bicentenario’, pero acá lo vi como más solidos, no sé si será porque lo encontramos a Néstor o porque se dio la cosa así tan fuerte.
Así que, compañeros, vinimos para eso: para llevarnos un pedacito de Néstor, un poco de viento de Gallegos y un poco de ese amor inmenso que él nos tuvo a las Madres, cómo nos diferenció, cómo nos quiso, cómo nos abrió la puerta. Y cómo nos dio lo que más queríamos, que es la condena para los asesinos, pero además, ahora, nos dio la patria: Néstor nos devolvió la patria y Cristina la está defendiendo y nosotros tenemos que ser responsables de acompañarla, de acompañarla en todo lo que ella nos proponga porque hasta ahora no se ha equivocado en nada; pero además si se equivocara, con todo lo que hace, tiene derecho también a equivocarse, porqué no.
Por eso, gracias Cristina. Te amamos. Gracias a los compañeros que prepararon esta maravilla, gracias a todos los que nos vinieron a acompañar. Y no nos llevamos todo Néstor: un pedacito nada más. Lo demás se lo dejamos a ustedes para que sigan haciendo de este Gallegos la patria y el lugar que soñó, un lugar de futuro.
Todo lo que hizo aquí es futuro. Es un héroe inteligente, increíble, de una inmensidad que todavía no nos hemos dado cuenta. Por eso las Madres vinimos acá, para que los pibes más chiquitos sepan que están viviendo el tiempo de un héroe, más allá de San Martín y de Belgrano y de todos los que nos enseñan. Hagamos la historia hoy para que no la escriba el enemigo, gracias"