lunes, 29 de octubre de 2012

Magdalena: ¿robar a los muertos o engañar los vivos? Por Dante Palma.





En una nota titulada “Robar a los muertos” http://www.lanacion.com.ar/1521586-robar-a-los-muertos, Magdalena Ruíz Guiñazú, acusa veladamente al gobierno nacional de realizar una operación más en pos de apropiarse de la ecuménica política de los derechos humanos. En este caso se trataría de una acción del kirchnerismo sobre la firma de Ernesto Sábato en el prólogo de Nunca Más.  Siendo más específico, la periodista de Radio Continental y miembro de la CONADEP, indica que en la última edición de marzo de 2012 de la editorial Eudeba, no sólo se mantiene el agregado o “Pré-prólogo” kirchnerista incluido en la edición de 2006 sino que el Prólogo original aparece sin la firma (de Sabato).

Este aparente sacrilegio permite, a la reconocida opositora, realizar una breve reflexión sobre la tergiversación de la memoria histórica y encontrar un resquicio para una chicana por la cual traza una insólita línea de continuidad entre el gobierno peronista que dio luz a la Triple A y la actual conducción del país.

Sin embargo, Ruíz Guiñazú omite varias cosas. La más importante es aquella que le da sentido a la nota, pues, como indica el Comunicado de la Editorial Eudeba, no hay edición del Nunca Más desde 1984 hasta la fecha en la que el prólogo original lleve la firma de Sábato. Así, la nota pierde todo sentido y hasta el título “Robar a los muertos”, vinculado al modo en que se estaría actuando sobre una propiedad del ya fallecido Ernesto Sábato, deviene acusación abstracta. En este sentido se espera que en las próximas horas, la autora, el diario y todos aquellos referentes públicos que se informan a través de ellos y reprodujeron la nota como un hallazgo y una demostración más del autoritarismo kirchnerista, se rectifiquen.

Por último, si alguien dijera que es sabido que ese prólogo fue escrito por Sabato más allá de que nunca llevó su firma, debemos darle la razón y justamente comentarle que ése es el motivo por el cual se indica que el autor de Sobre héroes y tumbas defiende “la teoría de los dos demonios”. Puntualmente, tal defensa estaría en la primera frase de su prólogo, a saber:  “durante la década del 70 la Argentina fue convulsionada por un terror que provenía tanto desde la extrema derecha como de la extrema izquierda, fenómeno que ha ocurrido en muchos otros países”.

Sin dudas, Sabato parece estar equiparando el terrorismo de la guerrilla con el terrorismo de Estado, comparación que ha sido rebatida una y otra vez por la justicia argentina. Tal frase, por supuesto, y esto cabe aclarárselo a Ruíz Guiñazú, no invalida el Informe de la CONADEP y menos que menos la actuación realizada por todos los que de algún modo u otro contribuyeron a llevar a las Juntas al banquillo de los acusados, empezando, claro, por la decisión política del entonces presidente Raúl Alfonsín. Pero es una frase, al menos, controvertida, más allá de que existan otros pasajes del Prólogo donde esta comparación parece atenuarse, a saber: “a los delitos de los terroristas, las Fuerzas Armadas respondieron con un terrorismo infinitamente peor que el combatido, porque desde el 24 de marzo de 1976 contaron con el poderío y la impunidad del Estado absoluto, secuestrando, torturando y asesinando a miles de seres humanos”.

Pero el sentido de estas frases y el alcance de las mismas es otra discusión que ya tuvo lugar fuertemente en 2006 cuando se decidió realizar el agregado a la edición original para dejar bien en claro que no puede haber lugar a dudas y que no hay terrorismo equiparable al terrorismo de Estado.

Para concluir, entonces, y dado que estos aspectos hacen a nuestra historia y a nuestra identidad, insisto, sería deseable que el medio y la periodista aclararan el tema pues en un contexto de inseguridad informativa, el gran problema que tienen los argentinos no es que se le robe a los muertos sino que se esté continuamente engañando a los vivos.

http://www.diarioregistrado.com