jueves, 24 de enero de 2013

A UN PASO DEL LIMITE, COMUNICADO DEL PJ SANTAFECINO


A un paso del último límite
El Consejo Ejecutivo Provincial del Partido Justicialista de la Provincia de Santa Fe tiene la clara convicción política; la urgente obligación que el momento exige; y la impostergable necesidad de solicitar a las máximas Autoridades Provinciales, que se tomen inmediatas medidas que puedan garantizar la seguridad y tranquilidad de todos los santafesinos, quienes se ven agobiados por la presente escalada delictiva sin precedentes, la cual pone en riesgo no sólo sus bienes personales sino también, sus vidas y hasta sus propios proyectos de futuro.
Desde el Justicialismo Santafesino observamos con una enorme preocupación que va en aumento día a día, como tanto el narcotráfico; la prostitución; los desarmaderos; la venta ilegal de motos; los desvalijamientos de casas de familias que se encuentran de vacaciones; los asaltos a establecimientos rurales; y la reducción de artículos robados crecen constantemente hasta llegar a conformar redes clandestinas entre distintas Localidades con el propósito de reducir el producto de los robos realizados o bien, para la efectuar una desembozada venta de estupefacientes que, entre otras cuestiones, por ejemplo ha llevado a la Ciudad de Rosario a transformarse en el paradigma de una verdadera “Narcópolis”, con una serie incontenible de asesinatos registrados sólo en los últimos días, además de exhibir un panorama geográfico que muestra a numerosos barrios rosarinos totalmente fuera de control, ante la perpleja mirada impotente del Gobierno del FPCyS.
Ni que hablar en cuanto al frustrado partido clásico del fútbol rosarino, donde las sensaciones se mezclan como la sociedad rosarina misma; donde el aire quedó impregnado de mucha indignación; de profunda tristeza.
Donde un día Rosario cambió y pasó de ser la Ciudad de Messi a transformarse en la Ciudad de la vergüenza; haciendo gala de una amenaza inusitada que días anteriores anunciaba "Sin visitantes no hay clásico". Y no hubo clásico.
Claro que Los responsables tienen nombre, apellido y hasta color de camiseta. Ahora la Justicia tiene la obligación de desenmascararlos. Pero necesita de la colaboración de los Secretarios Municipales, de los Ministros de la Provincia, de la Intendenta, del Gobernador, del Jefe de Policía. Todos deben asumir sus respectivas responsabilidades porque esto no da para más.
Y entonces, es así como aquellos grupos minúsculos, que se jactan de ser los dueños de la ciudad, lo hicieron de nuevo.
Y en medio de ese bochorno que excedió los límites provinciales, una ciudad indefensa asistió y asiste aterrada, a otro capítulo de la misma locura.
¿Acaso no pagar costo político es lo único que interesa?. Parece que sí.
Los santafesinos en general y los rosarinos en particular, que se arreglen como puedan. Que se protejan con sus pobres y endebles recursos, que carecen de toda base constitucional, jurídica y política. No porque no existan, sino porque no las hacen cumplir quienes deben hacerlo.
Es por eso que sin duda la Justicia tiene que darle una respuesta a la ciudad, a la provincia y a su gente. Al ciudadano común que casi nunca pide nada, pero al que siempre se le niega casi todo mientras se protege (ojala sea involuntariamente) a los violentos, usurpadores ideológicos del mapa rosarino, haciendo alarde en la práctica de ser dueños de sus calles.
Y es que todo tiene que ver. Rosario hoy es una ciudad tomada. Parecería que el domingo fue por culpa del clásico abortado.
Pero, ¿fue realmente por culpa del clásico?. ¿Y Villa Moreno?. ¿Y Nuevo Alberdi?. ¿Y Tablada?. ¿Y Ludueña?. Ellos mandan. Nadie los controla. Peor aún, nadie puede hacerlo. ¿Y entonces…?. Habría que empezar por el principio. Con los instigadores de saco y corbata. Ellos tienen nombre, apellido y camiseta.
Ya no caben dudas de que estamos transitando una situación extremadamente límite, teniendo además la agravante percepción cotidiana de que, en cualquier momento, podemos llegar a transponer determinadas marcas que no nos permitan más retorno. Es por eso que, ante tan alarmante situación, el Partido Justicialista de la Provincia de Santa Fe tiene el deber de alzar su voz de enérgico reclamo, representando a las voces del conjunto de santafesinos, quienes desde hace tiempo exigen una inmediata solución que nunca llega, la cual debe provenir necesariamente de las esferas de las Autoridades Provinciales, dado que una respuesta adecuada para una problemática de seguridad de tamaña magnitud, definitivamente no se encuentra al alcance de las Autoridades Locales debido a que las mismas no tienen en sus manos el manejo de los recursos materiales que la cuestión amerita, ni tampoco tienen injerencia alguna sobre las Fuerzas de Seguridad.
Por todo eso entonces es que una vez mas, debemos recordar, reclamar y exigir tanto al Gobernador como a sus Ministros, la urgencia de dar a conocer y poner en práctica un verdadero Plan de Seguridad, serio, claro y contundente, cuya efectividad tranquilice a todos los habitantes de la Provincia de Santa Fe.
Definitivamente ya no alcanza con que, de tanto en tanto y a vuelo rasante, aparezca algún funcionario que venga a recitar un diagnóstico harto conocido por quienes vivimos en esta Provincia y que encima, a modo de resignada conclusión, se conforme con decir que lo mismo ocurre en otras Provincias, Ciudades o Localidades del país.
Un Diagnóstico que, por otra parte, no siempre está relacionado con la realidad dado que los portavoces son las mismas Fuerzas de Seguridad, que han perdido la confianza del conjunto de la comunidad y todo ello con justificada razón, atento a como devienen los últimos hechos donde –según las denuncias de los propios ciudadanos- el narcotráfico trabaja apañado por los jefes policiales.
El año pasado, nuestros Legisladores, con el mandato preciso de las Localidades y Ciudades de las cuales provienen, aprobaron una Ley de Seguridad que le otorgó amplias facultades a Ud. Sr. Gobernador y también al Ministerio competente, para que se comenzara de una vez por todas a trabajar en serio y con responsabilidad, cumpliendo el constitucional mandato de garantizar la seguridad de los ciudadanos, ya que no existen argumentos que justifiquen la corrupción, la inacción y la demora en atender estos reclamos.
Entendemos y afirmamos que el Gobierno Provincial, es el que debe dar este primer y fundamental paso, para luego seguir gestionando ante a otros estamentos del Estado, el cabal cumplimiento de estas obligaciones que hoy nos demanda la sociedad santafesina que vive aterrorizada llena de temor, sin saber nunca si podrá volver a su casa o bien, con qué se encontrará al abrir su puerta.
La seguridad es un problema de todos y nosotros como Partido Político, estamos cumpliendo con nuestra parte, trabajando unidos y organizados desde el lugar que a cada uno nos toca, no sólo para evitar la exclusión social sino además, interactuando con todas aquellas entidades intermedias que conforman las Fuerzas Vivas de la sociedad santafesina.
Pero ya no quedan dudas de que es necesario, que las Autoridades Provinciales dejen de diagnosticar y pasen decididamente a la práctica de una correcta y acertada terapia intensiva que la hora demanda, empezando de inmediato a atacar las causas de esta flagrante inseguridad, que altera a toda nuestra comunidad provincial.
Cada día seguimos esperando que el Gobierno Provincial reaccione de una vez de su letargo, y que la ejecución de esa acción tantas veces reclamada llegue finalmente cuanto antes, ya que no es mucho el tiempo que resta para el último límite que no sólo está a un paso, sino también a la vista.
Claro que para poder ver con claridad, primero siempre es mejor saber de qué se trata.

Santa Fe, 22 de Enero de 2013
Consejo Ejecutivo Provincial
Partido Justicialista Santa Fe