martes, 30 de noviembre de 2010

La intensa vida de los últimos treinta días argentinos, Por Orlando Barone

La intensa vida de los últimos treinta días argentinos,En un mes se consume la doceava parte del año, un bebé nacido hace un mes ya está lleno de gracia, el pimpollo de la flor ya está abierto, la oposición en el Congreso fracasa. En un mes una conspiración desde dos flancos legislativos acaba en vergüenza y varios candidatos desvergonzados ya consumieron toda la que tenían. Y ahora en el día treinta ya no les queda ni un grumo que los humanice de su caradurismo.

A treinta días del fallo de un corazón notable millones de corazones más desconocidos o anónimos no le fallan: lo sustituyen en cadena de militancia. En todo este mes la viuda a medida que agrandó su dolor agrandó su autoestima.

Treinta días pueden ser mucho o poco. Pero sirven para mostrar que un muerto encendido sigue encendido; que una presidenta dolida sigue dolida pero íntegra; que las mentiras dichas hace treinta días se descubren treinta veces más grandes; y que las agorerías contra el país no se cumplen y caen en ridículo con su carga de augures.
Este mes transcurrido, en lugar de señalar el pasado se abre hacia el futuro; y ha conseguido que en su transcurso, de un cuerpo ya inanimado y sepultado, se produzcan las más vivas consecuencias.
La historia de estos últimos treinta días no está ni en la tapa de los diarios ni en los noticieros ni en las redes sociales, está en la vida.
Pensar que en un mes se marchitan y languidecen cosas que el primer día nacen radiantes y al día treinta ni siquiera tienen un resto de luz, y que en un mes desde la muerte de Néstor Kirchner ha crecido la vida en toda la tierra donde él residía. En treinta días él está menos muerto que aquél día que murió a la mañana. En cambio los vivos que lo execraban, y que continúan haciéndolo post mortem, hoy están menos vivos y en proceso de amortajamiento.

Carta abierta leída por Orlando Barone el 26 de Noviembre de 2010 en Radio del Plata.Por Orlando Barone