jueves, 18 de noviembre de 2010

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DURANTE SU VISITA AL PARTIDO DE FLORENCIO VARELA, PROVINCIA DE BUENOS AIRES.



PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DURANTE SU
VISITA AL P
ARTIDO DE FLORENCIO VARELA, PROVINCIA DE BUENOS AIRES.
Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; señor 
Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señor Intendente de 
Florencio Varela; amigos y amigas; hermanos y hermanas; compañeros, 
compañeros: que manera más increíble de recordar un día que yo -Julio -
ya pienso que no es solamente de los peronistas, es de todos los que 
creen en un proyecto nacional y popular, sinceramente. Empezó siendo de 
los peronistas porque fue el retorno a la Patria del General Perón, el 
17 de noviembre, luego de 18 años de exilio, recuerdo era un día muy 
lluvioso - vos te debes acordar Carlos, Kunkel te estoy hablando - vos 
debes acordarte, y la verdad que en este día comenzar, aquí en Florencio
Varela, con una Universidad Nacional, a la que le ponemos el nombre de 
Arturo Jauretche es juntar las ideas con la gestión, es juntar y 
demostrar que se puede soñar, que se puede tener ideas y convicciones y 
que además se pueden llevar a cabo en la gestión de Gobierno. Porque, 
además, nos habían convencido, después de la larga noche de la 
dictadura, en la que caímos en un posibilismo en donde nada se podía 
transformar ni modificar, creo que el legado más importante, la herencia
más fundamental que él nos puede haber dejado es enseñarnos que las 
ideas se pueden llevar a cabo en la gestión y no renunciar a ellas, sino
al contrario, reafirmarlas más cada día (APLAUSOS).





Esta universidad que - como otras tantas de las universidades que se han
creado fuera de las tradicionales - yo me recibí, lo conocí a él ahí, 
en la Universidad Nacional de La Plata, una de las tradicionales, pero 
lo cierto es que todos los alumnos que se inscriben en las nuevas 
universidades son la primera generación de esas familias, que acceden a 
la universidad. Y las viejas universidades no han disminuido la 
matrícula, lo que quiere decir que si no hubiéramos creado estás 
universidades todos estos jóvenes, que hoy van a poder acceder (580 se 
han inscripto ya en está Universidad de Florencio Varela) y estamos 
haciendo honor, entonces, a las ideas. (APLAUSOS).





Ustedes se preguntarán qué es este libro que me regaló el flamante 
Rector, Ernesto Villanueva. Es exactamente compañero, muy bueno, muy 
inteligente, el "Manual de zonceras argentinas", de Don Arturo 
Jauretche. Lo leí por primera vez, tendría 18, 19 años, 20, más no, 19 
años tendría y bueno tengo ya unos cuantos años, pero cada tanto lo 
releo. Vos sabes que yo diría que lo lean todos, porque uno puede no ser
peronista, lo único que no puede ser zonzo, así que le recomendaría la 
lectura a todos. (APLAUSOS). Hay algunos que no quieren ser peronista, 
pero también estoy segura que no quieren zonzos, que no sean peronistas 
está bien, pero que quieran ser zonzos me parece muy pavo, así que 
léanlo porque vale la pena. 





Este Arturo Jauretche ocultado prolijamente por la historiografía 
oficial, un hombre que nos abrió la cabeza a muchísimos jóvenes. Por ahí
algunos personajes que son presentados como intelectuales que fustigan 
el hecho de que yo reivindique a Arturo Jauretche. Claro, por ahí 
Foucault o alguno otro más prestigioso autor, pero este hombre supo 
interpretar a los argentinos y desmenuzar la idiosincrasia de nuestra 
sociedad como pocos. Por eso celebro hoy que se imponga su nombre a esta
flamante universidad, que vamos a tratar - además - que el viejo 
edificio de YPF, sobre la Calchaquí sea la sede, sé que es de propiedad 
de la Universidad Nacional de La Plata, así que vamos a tratar de 
acordar para que se le de una mano a esta flamante universidad.





Y contaba Julio que habíamos ido a visitar a Vanesa, esa Vanesa que me 
tuvo a mal traer anoche; por teléfono yo en Curuzú Cuatía hablando toda 
la noche con Daniel, hasta que las doce, porque además vieron qué 
milagroso fue, ¿no? a las doce de la noche, cuando empezaba el 17 de 
noviembre salió y gritó como si recién hubiera nacido. (APLAUSOS). Yo le
decía - fue un milagro de Dios, no lo duden - a los papás recién que 
tienen que festejarle dos cumpleaños: el 17 de noviembre y el día que 
nació porque nació dos veces. (APLAUSOS).





Y también quiero decirles que cuando entré a ese hospital maravilloso, 
que recuerdo cuando lo inauguramos, en octubre de 2007, él estaba 
sentado al lado mío y cuando recién ustedes decían esa consigna de que 
él no se murió, yo creo que es cierto, que él va a vivir en el pueblo y 
en sus obras, en ese hospital, en los cientos de escuelas, pero 
fundamentalmente en la memoria de un pueblo que aprendió de él a no 
resignarse y que aprendió a pasar de la resistencia a la construcción 
porque esta es la otra cuestión también.





Yo fui legisladora, durante mucho tiempo, en desacuerdo con políticas 
que nos hicieron muy mal a los argentinos y era casi una política que 
teníamos todos de resistencia, pero él supo pasar de esa resistencia - 
lo más importante - a la construcción de un país diferente. Y ese debe 
ser el compromiso hoy de todos nosotros, como militantes. Si tuviera que
darle un título le diría que fue un presidente militante. (APLAUSOS). 
Fue un presidente y un hombre, en definitiva, que vivió y amó 
intensamente, demasiado me parece y no le aguantó el cuerpo. Yo estoy 
bien, voy a poder, cada día tengo que poder más además. (APLAUSOS). Cada
día tengo que poder más por él, por mis hijos y por todos ustedes, por 
los más de 40 millones de argentinos que dependen, es cierto no 
solamente de la presidenta, pero la presidenta es quien tiene mayores 
responsabilidades. 





Cuando recién ustedes decían eso yo me acordaba de cuando éramos mucho 
más jóvenes y vivíamos en Santa Cruz, y él fue Intendente, primero, y 
Gobernador, después, y uno cuando va a la provincia o a Río Gallegos... 
bueno está el hospital, yo les comentaba hoy, que el hospital es muy 
parecido a este que hicimos allá, maravilloso, las obras y cuando Máximo
era chiquito - me acuerdo - y Florencia también después yo les decía 
siempre que ellos cuando fueran grandes y tuvieran chicos y tuviera 
nietos iban a pasar por muchos lugares e iban a decir: " esto lo hizo tu
abuelo, esto lo hizo...". Yo decía que esas son las cosas que importan,
las cosas que uno puede dejar cuando se tiene la más alta 
responsabilidad. Esas cosas, la memoria, la dignidad de un pueblo, y 
cuando se tiene la responsabilidad de una familia también el poder 
dejarles a sus hijos un estudio, una carrera. Yo sueño con que cada 
argentino pueda hacer con sus hijos lo que mis padres hicieron conmigo, 
que me dejaron una instrucción, una preparación. Yo sueño con esa 
familia, sueño con que cada familia pueda tener trabajo, pueda tener 
vivienda, pueda darles una educación e instrucción a sus hijos. En fin, 
que podamos unir esas ideas con la gestión de gobierno, y lo estamos 
haciendo y lo vamos a seguir haciendo y profundizando. Porque cada vez 
es necesario seguir avanzando más. 





Y yo me siento muy contenta porque hemos podido lograr, demostrarle al 
mundo, pero fundamentalmente a nosotros mismos que estás cosas que 
decíamos, que este país que comenzamos a construir lenta, trabajosamente
y en medio de muchas zonceras juntas era el modelo que nos permitía 
crecer, generar trabajo, salud, bienestar, vivienda... Falta, siempre va
a faltar y por eso siempre hay que trabajar cada vez más, comprometerse
cada vez más, militar cada vez más.





Yo quiero agradecerles a los jóvenes, agradecerles esta vuelta a creer, 
esta vuelta de tuerca que hemos dado a ese posibilismo, a ese 
escepticismo a esa suerte de casi muchas veces cinismo porque no 
creíamos que las cosas podían cambiarse. 





Quiero también darles las gracias a los trabajadores porque creyeron, 
porque acompañaron, porque fueron, sin lugar a dudas, los primeros 
sujetos beneficiados cuando volvieron a encontrar los 5 millones de 
puestos de trabajo que hemos creado en estos más de 7 años. Porque son 
los mismos que cuidamos durante la mayor crisis económica que tuvo la 
historia desde 1930 y el año pasado apostamos con todo a mantener el 
vínculo laboral y hoy podemos decir que, en el último trimestre, hemos 
vuelto a bajar la desocupación del 9,1 que habíamos llegado en el tercer
trimestre de la crisis, a 7,5 por ciento. Que la actividad económica 
viene creciendo al 9 por ciento en los últimos 12 meses; que la 
industria sigue a full, y que vamos a seguir poniéndole toda la garra y 
toda la fuerza que haya que poner para seguir transformando la 
Argentina, casi con obstinación.





Soy muy terca cuando se trata de defender los intereses de mi país; soy 
muy tenaz cuando se trata de defender los intereses de las grandes 
mayorías que, en definitiva, también...





No, no, no, yo les pediría nada más que piensen un poco más, no, que no 
se vayan a ningún lado, que se queden acá que los necesitamos a todos, 
que piensen un poco más y que sientan un poco más de responsabilidad 
porque un sistema democrático, cuando se es democrático en serio, está 
integrado por un gobierno que llegó por la voluntad popular y que tiene 
el derecho a proponer sus políticas, sobre todo cuando estas políticas 
han sido acertadas. Y también necesitamos de una oposición que también 
tiene responsabilidades de gobierno, porque la responsabilidad no es 
solamente de un presidente, es de todos los estamentos del Estado, Poder
Ejecutivo y Poder Legislativo. Pero que, además, déjennos, no, que no 
se vaya nadie, les reitero, que se queden todos, pero que nos dejen 
seguir adelante con estas políticas que le han dado crecimiento al país,
que han permitido...Que nos dejen, con mucho respeto y con mucha 
humildad porque hay que respetar a todos, aún a los que no nos respetan 
también hay que respetarlos. ¿Saben por qué? Porque eso también es signo
de grandeza moral y de comprensión democrática, aún a los que nos 
insultan o nos agravian o nos pegan. Creo que tenemos que respetar a 
todos.





Pero yo les pido que nos dejen seguir con estas políticas adelante que 
han permitido desendeudarnos como nunca en el país, que han permitido 
que esa famosa deuda externa y ese Fondo Monetario, que durante décadas 
acorralaron y ahogaron a los argentinos, hoy, finalmente, estemos en un 
proceso inédito de desendeudamiento y de crecimiento económico, 
crecimiento en las exportaciones, inserción en los mercados como nunca 
se había visto. 





Les pedimos que nos dejen seguir adelante con estas políticas porque, 
además, ellos han tenido oportunidad también de ejercer el poder en la 
República Argentina y no nos fue bien a los argentinos con las políticas
que se llevaron adelante. Van a tener...





Vos sabes que yo digo que van a tener una oportunidad que la democracia y
el sistema da a todos los partidos políticos y a todos los hombres y 
mujeres para exponer sus ideas en cada elección, cuando se decide quién 
va a ser el presidente o la presidenta de la República.





Por eso digo que ser democrático, es respetar el funcionamiento del 
sistema en su totalidad; respetar y honrar a esta democracia que tanto 
nos costó conseguir a los argentinos y por la que tantos argentinos 
dieron su vida. 





Por eso, en este "Día del Militante", a todos los argentinos, permítanme
dirigirme a esos hombres y mujeres que han abrazado una idea, una 
convicción y militan en un partido político, y decirles que las 
victorias nunca se construyen sobre la derrota del pueblo y de la 
Nación; que las grandes victorias siempre se construyen con proyectos 
superadores y mejores que el que está. Y que nosotros, con mucha 
humildad, con mucho respeto les pedimos, no que nos ayuden a nosotros, 
que ayuden a que los argentinos sigamos teniendo estas políticas que nos
han permitido estar donde estamos y que somos reconocidos, creo hoy, en
el mundo entero. 





Por eso, quiero recordarlo a él en este día tan particular honrando su 
legado, honrando su memoria y diciéndole que él fue el mejor de todos 
nosotros, como lo dije el otro día. Era muy fuerte, pero recién cuando 
estaba llegando acá -para terminar- mi hijo que me quiere mucho y como 
todo hijo varón es medio "Edipito", me dijo: "Está bien, decí vos que él
era el más fuerte, pero también decí que si él era el más fuerte, él 
también supo elegir a la más fuerte". Así que, gracias por todo el 
cariño y gracias por todo el afecto. 





Yo les prometo que voy a seguir trabajando todo el día sin descanso, que
me voy a secar las lágrimas, que si me ven llorar va a ser solamente 
por un rato, que me las voy a secar y voy a seguir adelante, porque 
siento que esa es la mejor manera de honrarlo a él y también a todos 
ustedes por tanto afecto y tanto cariño. 





En cada uno de ustedes está él; en cada una de las obras está él; en 
esta patria que se ha levantado con dignidad está él, siempre va a estar
él. 






Muchas gracias.