miércoles, 19 de enero de 2011

Clarín bastardea la redistribución de la riqueza y la convierte en una “carrera”


Clarín bastardea la redistribución de la riqueza y la convierte en una “carrera”

Publicado el 19 de Enero de 2011
El diario de Noble y Magnetto utiliza los datos de una consultora privada para instalar un supuesto conflicto salarial en enero. La Nación no se queda atrás: editorializa contra “jerarcas sindicales” que “representan una amenaza” para la sociedad.
 
Clarín, recién iniciada la segunda quincena de enero, sale con todo a vincular y focalizar en el reclamo salarial, la inflación y la política de ingreso gubernamental. Otra transformación conceptual que intenta aplicar el diario de Noble y Magnetto es el de la justa (re) distribución de la riqueza, por el de “la carrera por la distribución de la riqueza”. De este modo, transfigura, bastardea y deforma el concepto de esta acción, un reclamo y bandera de batalla de organizaciones sociales, gremiales, políticas y de Derechos Humanos (incluso fomentada por el propio gobierno) y la convierte en “carrera” donde se equipara a trabajadores y empresas, todos supuestamente corriendo tras la misma bolsa.
Claro que Clarín no recurre a datos estadísticos de los trabajadores y sólo se limita a entrevistar a dirigentes de algunos gremios opositores al gobierno, como en su página 3. El diario de Noble y Magnetto elige un estudio privado de SEL Consultores para armar su nota de tapa. “La inflación acelera una pulseada clásica. Prevén pedidos de subas salariales superiores al 25%”. En la volanta, se aplica el reduccionismo de las causas: se pide mayor aumento debido a la inflación. Tanto en tapa como en la nota de página 3 el diario de Noble y Magnetto no contempla, por ejemplo, que los reclamos laborales también suelen ser por mejores condiciones salariales, entre otras cuestiones. En el título, el sujeto brilla por su ausencia. ¿Quién o quiénes prevén estos pedidos, el gobierno, los trabajadores, o los empresarios. Sólo en la bajada, de tipografía notablemente menor, se aclara: “es la expectativa de los empresarios, según un estudio privado”. Y en un cuadro, trata de plantar el conflicto:  “Señal empresarial. Los industriales afirman que no van a negociar bajo presión”. En el título de la página 4, aclara: “En la UIA dicen que no van a negociar bajo presión”. Y el encabezado de la nota es directamente contradictorio: “Cautos, los empresarios prefieren esperar a que pase el verano y sentarse a hablar de salarios en marzo.” En la nota no hay textuales donde dirigentes de la CAC o la UIA –organismos citados por Clarín– afirmen claramente que no negociarán con los gremios bajo presión. Y aluden a una supuesta declaración, sin citar la fuente, echando culpas al gobierno: “El Gobierno es el principal generador de inflación a través del gasto público y la emisión.”

Otro recurso discursivo de Clarín es llamar “gremio K” a todo sindicato que no esté férreamente alineado con la oposición y en contra del gobierno. Esta denominación la utiliza Alcadio Oña en su nota de la página 5, donde además aventura que en el presupuesto gubernamental no están contemplados los aumentos salariales. “Las partidas para seguridad y educación y para De Vido son pura ficción. No se esperan subas salariales en las primeras cifras del Presupuesto.”
La Nación, desde su “tribuna de doctrina”, editorializa en la página 12 sobre los dirigentes gremiales. “Jerarcas sindicales a perpetuidad. Formados en el ejercicio constante del autoritarismo, representan una amenaza para una sociedad que busca la democracia”. El término “jerarca” es ampliamente conocido por ser usado para referirse a los “jerarcas nazis”. De esta manera, el diario de Mitre trata de equiparar a los dirigentes gremiales con el nazismo y los regímenes autoritarios así como en otras editoriales lo hiciera con el gobierno. Luego detalla una larga lista de dirigentes sindicales que permanecen en sus cargos y remata: “Quienes se han formado en el ejercicio constante del autoritarismo y el nepotismo representan una amenaza para una sociedad que trabajosamente, y pese a los esfuerzos en contrario del Gobierno, procura afianzar sus instituciones y prácticas democráticas”. En la página 7, publica una entrevista al diputado Héctor Recalde con el título “Moyano mostró capacidad de conducción y no tiene límites”.
Por su parte , BAE le dedica su tapa al tema, y las páginas 2 y 3. “La UOM abrió la discusión salarial y pide a cuenta $1.500 mensuales. Cumbre empresaria en febrero para pedir al Gobierno que active la convocatoria al pacto social”. En la página 2 toca el tema del trabajo esclavo: “Campesinos formoseños denuncian trata de personas en campos cercanos al Pilcomayo”. BAE también publica la encuesta de SEL Consultores, pero lo hace en un cuadro en página 2 con un título enfocado de manera muy diferente al de Clarín: “Empresarios prevén un piso del 24% de suba”.
Ámbito Financiero en tapa se concentra y se queja de los porcentajes presuntamente reclamados por los gremios. “Se adelanta la batalla económica. Piden gremios hasta 35% de suba (para empezar)”. Según Ámbito, las centrales y federaciones sindicales compiten por lograr el piso más alto. “Con esta competencia por lograr la mayor mejora, el reclamo final puede llegar a niveles impensados”, se lamenta.