lunes, 10 de enero de 2011

LA DIPUTADA GRACIELA CAMAÑO ADMITIO QUE VOLO CON SU MARIDO, LUIS BARRIONUEVO, EN MEDICAL JET

Hay que parar de volar dos años

Después de la información periodística que informó sobre una veintena de viajes de Camaño en aviones de Medical Jet, al interior y al exterior, junto con su marido, Luis Barrionuevo, la diputada aceptó haber viajado, pero rechazó que MJ fuera de su propiedad.
Otro escalón más en el caso de los tres detenidos en Barcelona con casi una tonelada de cocaína, los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá, y Gastón Miret. Ayer, la diputada nacional Graciela Camaño debió admitir que junto a su marido, el sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo, viajó con la empresa Medical Jet, propiedad de los hijos del brigadier José Juliá, jefe de la Fuerza Aérea durante el menemismo. Barrionuevo fue denunciado por la casi permanente utilización de los aviones de esa empresa para uso personal y con una continuidad que llevó a que la ex senadora catamarqueña Marita Colombo, del Frente Cívico, lo denunciara a la Justicia y sostuviera que “los usaba como si fuera el dueño”. Ante las evidencias, Camaño debió reconocer ayer que “efectivamente mi familia contrató los servicios de taxi aéreo de la empresa de los hermanos Juliá”.
La relación de Barrionuevo con la empresa Medical Jet tiene varias líneas conductoras. Una es que, desde su creación, en 1993, Medical Jet y Federal Aviation, ambas creadas por José Juliá mientras era el jefe de la Fuerza Aérea durante el menemismo, trabajaron contratadas por el PAMI (gestión de Alderete) para supuestos traslados sanitarios de urgencia, que hasta esa fecha no eran utilizados. El PAMI, dentro de la distribución de territorios sindicales, se atribuyó desde el regreso de la democracia a Barrionuevo, es decir, colocaba a sus piezas en los cargos clave de la mutual de jubilados.
Barrionuevo utilizó los aviones de Medical Jet de un modo tan desmesurado que llevaron a la entonces senadora del Frente Cívico catamarqueño Marita Colombo a denunciarlo ante la Justicia. “En 2003, cuando era candidato a gobernador –dijo Colombo a Página/12–, José Luis Barrionuevo viajaba casi a diario en uno de los aviones de Medical Jet junto a los partidarios que traía desde Buenos Aires. Se movía con ese avión como si fuera su dueño. Incluso lo siguió usando hasta 2007, en su segunda campaña como candidato a gobernador.”
Pero además de los viajes a Catamarca, trascendió que Barrionuevo utilizaba los aviones de Medical Jet para viajes al exterior. Habría realizado alrededor de ocho vuelos anuales durante tres años, entre 2004 y 2007, acompañado por su esposa, Graciela Camaño, en una veintena de ocasiones en vuelos piloteados por los hermanos Juliá o pilotos de su empresa.
Los vuelos de Medical Jet, precisamente, son investigados por el juez federal Marcelo Aguinsky en vinculación con la denominada narcomodelo colombiana Angie Sanclemente, la escultural Reina del Café, tal como anticipó este diario el sábado pasado. Lo que analiza el juez es el traslado en los aviones de Medical Jet de los proveedores de la cocaína desde Colombia a Argentina y supuestamente el traslado de la droga que luego era enviada a Europa.
Graciela Camaño consideró “lamentable” y “poco serio” que “se monten operaciones de prensa con el solo fin de manchar el honor de las personas”, pero admitió que “efectivamente, durante el año 2009 por problemas de salud de un familiar”, utilizó a Medical Jet para viajar a Uruguay y también, y de un modo más abstracto “por nuestra actividad sindical y política”, aunque en el rubro sindical y político no mencionó fechas ni destinos.
En Barcelona, entre tanto, los hermanos Juliá y Miret siguen detenidos a la espera de la decisión del juez de la causa.