lunes, 16 de enero de 2012

Martin Luther King: "Yo tengo un sueño"



El 4 de abril de 1968 King fue asesinado en Memphis (Tennessee). Su muerte provocó graves disturbios en más de 100 ciudades de ese país e hizo que se convirtiera en un mártir de la lucha por los derechos cívicos y la igualdad racial.
Martin Luther King nació el 15 de enero de 1929 en Atlanta (Georgia). Hijo del Reverendo del mismo nombre, llegó al mundo en una habitación de la casa en la Avenida Auburn.
Durante los primeros 12 años de su vida vivió en una casa victoriana de dos pisos. Fue ordenado ministro baptista, como su padre, a los 17.
En 1951 se Graduó en el Crozer Theological Seminary, y realizó estudios de posgrado en la Universidad de Boston. Allí entró en contacto con las ideas del pacifista y nacionalista hindú Gandhi, las cuales se convirtieron en el centro de su propia filosofía de vida y lucha política.
La prioridad del movimiento de King fue la de no responder a la violencia con más violencia. Esta lógica fue entendida como estrategia principal de su resistencia.
Protestar contra la discriminación
En 1955 formó parte de un boicot contra una compañía de transportes públicos en Montgomery, por la injusticia de arrestar una mujer negra que se había negado a dejar su asiento libre para un pasajero blanco.
Martin Luther King dijo: "No tenemos otra opción que la protesta. Han sido muchos los años de notable paciencia, hasta el punto de que, en ocasiones, hemos dado a nuestros hermanos blancos la impresión de que nos gustaba el modo en que nos trataban. Pero esta noche estamos aquí para liberarnos de esa paciencia que nos ha hecho pacientes con algo tan importante como la libertad y la justicia".
La protesta duró 381 días y Luther King fue arrestado y encarcelado, su vivienda fue destrozada y recibió muchas amenazas de muerte.
En 1956 terminaron las protestas al ordenar el Tribunal Supremo prohibir la segregación en el transporte público de la ciudad. Tras éste éxito, Luther King fundó la Conferencia de Líderes Cristianos del Sur (SCLC) junto a los clérigos negros de todo el Sur de la Nación, liderando el movimiento de los derechos civiles de su país.
En 1963 encabezó en Alabama una campaña a favor de los derechos civiles para lograr el censo de los votantes negros a los que se les había prohibido el ejercicio de su derecho al voto. Durante su misión de lucha fue arrestado varias veces.
"Yo tengo un sueño"
El 28 de agosto de 1963 Martin Luther King brindó su discurso "Yo tengo un sueño" en los escalones del monumento a Lincoln en Washington.
Allí expresó: "Debemos enfrentar el hecho trágico de que el negro todavía no es libre. Cien años después, la vida del negro es todavía minada por los grilletes de la discriminación".
"Cien años después, el negro vive en una solitaria isla de pobreza en medio de un vasto océano de prosperidad material. Cien años después el negro todavía languidece en los rincones de la sociedad estadounidense y se encuentra a sí mismo exiliado en su propia tierra", dijo entonces.
200 mil personas que habían marchado junto a él, le oyeron decir:: "Sueño con el día en que esta nación se levante para vivir de acuerdo con su creencia en la verdad evidente de que todos los hombres son creados iguales". En 1964 le otorgaron el Premio Nóbel de la Paz.
El 4 de abril de 1968 King fue asesinado en Memphis (Tennessee).
Sus ideas siguen vigentes, porque su sueño, aún no es una realidad completa.
Según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte de Washington, desde 1976 sólo 12 hombres blancos han sido ejecutados en Estados Unidos, mientras han corrido con la misma suerte 180 negros. El Centro afirma que uno de cada diez negros de 25 a 29 años (un 9,7 por ciento) se encuentra en la cárcel, contra el 2,9 por ciento de los latinos y 1,1 por ciento de los blancos de la misma edad. También la pobreza afecta mucho más a los negros que a los blancos: 22,7 por ciento de los primeros vive por debajo de la línea de pobreza, contra 11,7 por ciento entre los blancos.