lunes, 6 de febrero de 2012

Fidel, el príncipe y el submarino

Foto: Roberto Chile

Tras diez meses de ausencia, Fidel Castro reapareció en público para presentar un libro con sus memorias, y, en un acto en La Habana, habló -entre otros temas- de Malvinas. “Ese pedazo de tierra arrebatado a la Argentina donde ahora los británicos pretenden extraer petróleo”, dijo el líder cubano sobre las islas, sumándose a los gestos de apoyo de toda la región al reclamo argentino de soberanía. Mientras tanto, la prensa inglesa dio a conocer que el gobierno británico decidió enviar también a las islas un submarino nuclear.
Fidel, de 85 años y retirado del poder desde 2006 a causa de una enfermedad, hizo en La Habana una presentación de los dos tomos de Guerrillero del tiempo, de la escritora y periodista Katiuska Blanco. Vestido con una chaqueta deportiva, el líder de la Revolución Cubana protagonizó un encuentro a su estilo, ya que conversó con sus invitados durante seis horas.
“Prefiero el viejo reloj, los viejos espejuelos, las viejas botas y, en política, todo lo nuevo”, definió. El trabajo que presentó abarca desde su infancia hasta 1958, pero Fidel se mostró entusiasmado con la idea de agregarle otros tomos. “Tengo que aprovechar ahora porque la memoria se gasta”, advirtió.
En el marco de esta presentación hizo la referencia a Malvinas, al repasar los temas de actualidad sobre los que contó que se informa a diario.
En Londres, por su parte, el gobierno de David Cameron siguió alimentando la usina de noticias tremendistas. El periódico Daily Mail publicó que la Marina británica enviará, además del destructor HMS Dauntless, un submarino nuclear a las Malvinas. El matutino aseguró que el envío ya fue aprobado por el primer ministro británico.
Voceros del Ministerio de Defensa inglés no desmintieron la información y se limitaron a consignar al Daily Mail que la cartera no ofrece datos sobre los movimientos de los submarinos nucleares.
El despliegue se sumaría a la llegada, el jueves pasado, del príncipe William, segundo en la línea de sucesión al trono en la monarquía británica, para cumplir seis semanas como piloto de helicópteros de rescate.
William, de 29 años, tuvo ayer su primer día de entrenamiento militar en las islas. Según la información dada a conocer, analizó los mapas del territorio malvinense para “familiarizarse” con las zonas que deberá sobrevolar como copiloto de uno de los helicópteros de rescate de la Real Fuerza Aérea. El oficial a cargo de las actividades, Milles Barlett, dijo que el entrenamiento que cursará “representa una parte vital en el aprendizaje en la carrera de cualquier piloto que realice rescates”.
En un comunicado de prensa, el Ministerio de Defensa británico confirmó que el enviado real inició el entrenamiento en la base de Mount Pleasant. “El teniente Wales (como llaman al príncipe) comenzó su misión como piloto de helicóptero de búsqueda y rescate de la RAF en las islas Falkland, con operaciones de SAR (búsqueda y rescate) para la población civil y militar”, señaló el texto.
Desde el gobierno argentino, el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, calificó como “una ostentación innecesaria de poder de fuego” el despliegue británico. “Tengan por seguro que nuestra marina argentina, en el marco del cumplimiento de los tratados internacionales vigentes, ante cualquier problema que hubiera tenido la tripulación que acompañó al príncipe William, le hubiera dado la asistencia necesaria, hubiera llegado en su auxilio. No necesitaban movilizar un buque de la tecnología bélica del destructor que hoy está surcando innecesariamente aguas argentinas”.
(Tomado de Página 12, Argentina)