miércoles, 25 de septiembre de 2013

CFK ONU Discurso completo



La Presidenta pidió a Irán respuestas sobre la AMIA y advirtió que el caso de la deuda argentina es un problema del mundo
En su extensa exposición ante la asamblea general de la ONU, Cristina Kirchner reclamó una regulación global de los mercados para la gobernanza mundial. También celebró el acuerdo por Siria y se solidarizó con víctimas de atentados.


Al hablar esta noche en la 68 asamblea general de las Naciones Unidas, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a cuestionar el “doble standard” de países como Gran Bretaña que por un lado reclaman el cumplimiento de normas internacionales, y por el otro rehúsan acatar directivas del organismo internacional para iniciar negociaciones sobre las Islas Malvinas, al tiempo que “militarizan” la región.

Cristina inició su discurso expresando su “solidaridad” con las víctimas del atentado terrorista en Kenia y señaló que lo hacía desde el lugar de presidente de un país que sufrió dos ataques, como fueron la voladura de la Embajada de Israel y de la mutual judía AMIA.

En ese sentido, recordó la reciente firma de un acuerdo con el Gobierno de Irán para que se avenga a aportar datos para esclarecer el atentado contra la AMIA, pero señaló que hasta el momento no se recibió respuesta alguna.

“Lo cierto –advirtió- es que hay un nuevo gobierno” en el país islámico, encabezado por el presidente Hasan Rohani, y “esperamos tener una respuesta positiva”.

“Creo que pasó un tiempo más que prudencial para dar respuestas, que las merecen las víctimas y lo merece la propia república islámica de Irán, si quiere mostrarle al mundo que hay un gobierno diferente y hay acciones diferentes”, señaló.

Por otra parte, la Presidenta abordó el problema argentino en torno a los “fondos buitres” que demandan un pago excesivo de dividendos y se preguntó si en la Argentina “somos víctimas seriales de esas reglas no escritas de los lobistas, las calificadoras de riesgo, los derivados financieros, que siguen especulando como buitres sobre países que caen en default”.

En ese sentido alertó que hoy es el caso de “Argentina, pero podría ser la de cualquier otro país en muy poco tiempo”.

“Este –subrayó- no es un problema de la Argentina, es un problema del mundo”.

Tras destacar la permanente voluntad y cumplimiento de pagos de la deuda, destacó que esa situación “debe ser reconocida” a menos que se intente “instalar una doctrina de escarmentar , castigar a la Argentina porque pudo salir del pozo, generar empleo, generar crecimiento, pagar a los acreedores, sin las recetas que quería imponer el Fondo Monetario Internacional”.

Por ello consideró la “necesidad de determinar una regulación global del mercado y una intervención” porque “el mundo necesita una normativa global para una gobernanza global”.

“De la misma manera que se pide respetar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU –siguió- pedimos normativas y respeto a la soberanía de los países, y fundamentalmente de los países que queremos cumplir”.

Al abordar la cuestión política internacional, la Presidenta reiteró que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha probado ser “obsoleto” para resolver crisis como la que atraviesa Siria, y expresó que “saludamos el hecho de que se haya podido arribar a un acuerdo en la cuestión Siria”.

“No hay guerras justas, sólo la paz es justa”, afirmó y sostuvo que “la paz y la seguridad no son conceptos militares, son políticos” y por ello deben ser veladas por los dirigentes gubernamentales.

Volvió a cuestionar el “doble standard” de algunas potencias mundiales y recordó que hubo “tantos discursos condenando a dictadores y genocidas” pero cuando la Argentina, como Chile, en la década del 70, sufrieron dictaduras, “nos hubiera gustado que hubieran venido a ayudarnos”.

“Es necesario –afirmó- acabar con el doble standard en torno a las decisiones de este organismo multilateral, ya que estas se deben cumplir a rajatablas, tanto para los débiles como para los fuertes, para los grandes y los pequeños”.

Reafirmó que para su gobierno, la crisis en Medioriente reclama como solución “el reconocimiento del Estado Palestino y el derecho a Israel a vivir dentro de sus fronteras”.

A continuación mencionó que escuchó atentamente el discurso del nuevo presidente del Irán y señaló que “hay una suerte de nueva expectativa de cambio”.



Tras recordar que la Justicia argentina acusó a cinco ciudadanos iraníes de haber tenido participación en el atentado contra la AMIA, señaló que en el mismo recinto de la ONU la Argentina viene reclamando desde hace diez años a Irán su cooperación para el esclarecimiento del ataque terrorista.

“Hace un año –afirmó- hemos recibido una respuesta de parte del entonces canciller de Irán para entablar una conversación y arribar a un acuerdo de cooperación,porque la causa está estancada desde hace 19 años”.

Destacó los cuestionamientos que esa iniciativa tuvo no sólo a nivel internacional sino también interno, y afirmó con ironía que el acuerdo con Irán no apuntaba a “generar una alianza estratégica para atacar a Occidente, o para tener acuerdos nucleares, sino simplemente es para destrabar una cuestión procesal y permitir tomar declaración a los acusados”.

Recordó que el Congreso argentino aprobó ese acuerdo, y añadió que “después de nueve años sin tener ninguna ratificación ni aprobación por parte de las autoridades iraníes” ahora hay “un nuevo gobierno y esperamos ahora que nos digan si se ha aprobado el acuerdo, que si no ocurrió aún, cuándo se va a aprobar, para que pudiéramos tener una fecha de conformación de una omisión de juristas y que el juez argentino pueda ir a Teherán, porque no tenemos miedo, vamos a ir a Teherán porque creemos en la buena voluntad de la gente”.

“Por eso –insistió- esperamos de todos acciones coincidentes, entre lo que dijeron que harían y lo que vayan a hacer”.

“No tengo dudas de que vamos a tener una respuesta positiva”, completó, pero pidió que “no se confunda nuestra profunda convicción con las normas de derecho internacional, o nuestra paciencia, con ingenuidad o estupidez”.

“Creo –advirtió- que pasó un tiempo más que prudencial para obtener respuestas, que las merecen las víctimas y lo merece la propia república de Irán si quiere mostrarle al mundo que hay un gobierno diferente que toma acciones diferentes”.
http://www.prensa.argentina.ar/2013/09/25/44438-la-presidenta-pidio-a-iran-respuestas-sobre-la-amia-y-advirtio-que-el-caso-de-la-deuda-argentina-es-un-problema-del-mundo.php