viernes, 6 de junio de 2014

Boudou, Ciccone y la condena mediática Por Conrado Yasenza*

http://www.telam.com.ar/advf/imagenes/2014/02/52f5110715cde_510x339.jpg
Lo discutible u opinable es la doble vara con la que los diarios Clarín y La Nación han tratado el caso Ciccone, generando una suerte de  condena mediática que tiene como efecto una condena social antes de que el proceso culmine y se dicte una sentencia.
El Juez Ariel Lijo citó a indagatoria para el día 15 de julio al vicepresidente Amado Boudou. La citación se da en el marco de un escrito en el que el magistrado imputa a Bouduo ser el propietario del fondo The Old Fund. Este fondo – según el escrito - fue el que participó del rescate de la quebrada empresa Ciccone Calcográfica. El juez también imputa al vicepresidente, siguiendo la misma línea argumental, de ser el propietario de la imprenta. Según el juez, Boudou es dueño de Ciccone en sociedad  con José María Núñez Carmona (amigo de su juventud) y con Alejandro Vandenbroele (Lijo sostiene que Vandenbroele es también amigo de Boudou). El vicepresidente, en cambio, dice que no tiene ninguna relación con Ciccone y que nunca habló ni conoce a Vandenbroele.
El 4 de Junio, la defensa de Amado Boudou a cargo del abogado Diego Pirota, solicitó al juez Ariel Lijo una nueva resolución que "resguarde las garantías constitucionales" del vicepresidente, quien "dará las explicaciones que resulten necesarias" cuando la Justicia lo requiera, siempre y cuando el pedido sea "en base a una descripción concreta, precisa y jurídicamente válida de los hechos que se le imputan". “"No se trata aquí, como ya hemos venido diciendo, de que el licenciado Amado Boudou no vaya a prestar la declaración que el juez ordenara y en la oportunidad en que lo disponga", agregó la defensa. Finalmente la declaración indagatoria le será tomada el próximo lunes 9, y Boudou pidió que sea transmitida por televisión, en especial por el canal de cable Todo Noticias
Hasta aquí los hechos concretos
Lo discutible u opinable es la doble vara con la que los diarios Clarín y La Nación han tratado el caso Ciccone, generando una suerte de  condena mediática que tiene como efecto una condena social antes de que el proceso culmine y se dicte una sentencia. Esto es retacear, negar, los derechos constitucionales que le asisten a cualquier ciudadano. La condena mediática, a su vez, ha creado la percepción en la sociedad de que el vicepresidente ha cometido un delito. Amado Boudou ha sido víctima de unas 300 tapas del diario Clarín, todas con titulares condenatorios, situación que puede considerarse como una supresión del hecho judicial. Los mismos diarios no han comportado la misma conducta ante el procesamiento del intendente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sino todo lo contrario: Operaron como cobertores mediáticos del procesamiento.
El abogado Rodolfo Yanzón realizó un post inteligente e ingenioso con respecto al llamado de indagatoria al vicepresidente, instancia jurídica que supone un acto de defensa. Escribió Yanzón: "La indagatoria es como el pucho que se le ofrece al que está a punto de subir al cadalso” Las concurrencias entre el hostigamiento mediático y la decisión del Juez Lijo de citar a indagatoria  a Boudou cuando deberá ejercer la presidencia de la República (el 15 de Julio Cristina Fernández de Kirchner viaja a Brasil para la cumbre de los BRICS), acentúa aún más el clima de “escándalo político” que cerca al vicepresidente. Los periodistas que cubren los tribunales de Comodoro Py conocen de sobra las operaciones que de allí surgen para recaer con celeridad en las tapas de algunos medios de información.
Este artículo no se obstina en negar el curso del proceso jurídico pertinente en el caso Ciccone, pero sí sostiene que la función de condena previa que ejerce cierto periodismo, no sólo viola la responsabilidad social del oficio, sino que lo convierte en un subproducto jurídico que opera con antelación a cualquier veredicto. Esa acción periodística se encastra en la andanada de pedidos de renuncia y juicios políticos que el amplio frente opositor al Gobierno Nacional realiza en cuanta pantalla, micrófono o centimetraje, le ofrezcan. Lo explícito de dar ya por procesado y condenado al vicepresidente se basa en la idea jurídica de que la indagatoria, que el magistrado pidió, fue realizada porque tiene semi-plena prueba de su culpabilidad. El periodista de TN y La Nación, Adrián Ventura, fue contundente al decir “el Juez entendió el mensaje”.
Dos casos de manipulación mediática de la realidad
I – El Papa y La carta
La Carta enviada por el Papa Francisco al Gobierno Nacional como saludo protocolar por los festejos del 25 de Mayo suscitó una verdadera operación que tuvo como eje la utilización política del Papa. Los dos diarios calificaron la misiva de falsa y así lo titularon, escandalosamente, en sus portadas. A esto se sumaron las declaraciones del Jefe de Ceremonial del Vaticano, monseñor Guillermo Karcher, quien manifestó que la carta era “trucha” y que constituía un acto de “mala leche” atribuido al Gobierno. El nuncio vaticano en el país aseveró que la carta era real. Y el mismo Papa tuvo que intervenir para reafirmarlo. Ya a esta altura de los hechos, no quedaban muchas alternativas con relación al tema de la Carta del Papa a Presidencia. O mentía el Papa Francisco o mintió el Ceremonial Karcher. Y, dados los hechos duros, que culminan con la rectificación de Karcher en cuanto a la veracidad de la carta – que clasificó tautológicamente de telegrama -, y las declaraciones del embajador argentino en Roma, Juan Pablo Cafiero, quien transmitió por pedido del Papa la autenticidad de la misiva.
Quien escribe estas líneas se inclina a pensar que el que miente es el ceremonial. Esto abre un interrogante: ¿Francisco tiene una quinta columna en el Vaticano? Datos de nuevo: Karcher es Jefe de Ceremonial desde 2006. Francisco fustigó duramente la fiesta suntuosa que se llevó a cabo en las terrazas del Vaticano cuando fueron canonizados Juan XXIII y Juan Pablo II. Algo indica que el sector ultraconservador del Estado Vaticano intenta poner piedras en el camino de Francisco.
Pero ante la evidencia, cómo obraron estos medios. Veamos: Mariano Obarrio, columnista del diario La Nación, negó la realidad. Eduardo Valdéz, ex Jefe de Gabinete de la Cancillería Argentina, dijo que habló expresamente con Obarrio sobre el tema y que le envió documentación que aseveraba la autenticidad de la carta. Obarrio, en su nota “Una falsa carta del Papa a la Presidenta detonó un escándalo inédito”, del 23 de mayo,  comenzó su artículo con estos párrafos: “La relación entre el Gobierno y el Vaticano quedó envuelta ayer en un inédito escándalo por la difusión de una falsa carta del papa Francisco a la presidenta Cristina Kirchner. El texto enviado como un supuesto saludo por el 25 de Mayo fue publicado por la Casa Rosada, pero siete horas después la Santa Sede, a través del secretario de Protocolo y Ceremoniero del Papa, monseñor Guillermo Karcher, aseguró que era "falsa" y que fue "un artista el que hizo este collage"
Obarrio prefirió omitir la documentación enviada por Valdéz y reproducir facsímiles para seguir negando la realidad y, de paso, insertar en su nota un nuevo ataque contra el mal supremo del Kirchnerismo, el poder “en las sombras”, La Cámpora. Escribió Obarrio "circularon versiones que indicaron que la carta había llegado a la Dirección de Documentación Presidencial, que está a cargo de Mariana Larroque, la hermana del jefe de La Cámpora, Andrés "Cuervo" Larroque".
Pasemos a Clarín y su experto en Vaticano, Sergio Rubin. En un giro de inversión de la carga de las pruebas, escribió el 23 de Mayo último, en la sección política: "La carta del Papa a Cristina: una historia con varios cabos sueltos. El recorrido de una comunicación que al igual que una buena novela, tuvo sorpresa y un final inesperado."
La veracidad: Un bien en desuso para Clarín. Un diario como Clarín nunca mira para atrás. Ahora la culpa la tenía LA CARTA.  Esto explica, además de la obstinación del CEO de Clarín, Héctor Magnetto, por desgastar la credibilidad del Gobierno Nacional, la caída del 40 por ciento en las ventas del diario Clarín, el descuido del diseño de la publicación y su evidente atraso en la convergencia digital del medio.
(Digresión que amerita)
Dato duro y no menor: Adecuación de Clarín a la Ley de Medios.
El alejamiento del CEO de Clarín, Héctor Magnetto, de la cabecera de playa simbólica del grupo, constituida por TN, Canal 13, Radio MItre y el diario Clarín, corporación con ramificaciones internacionales, ¿puede ser considerado como un hecho político que indica el desgaste por exposición, por conocimiento, por discusión, de la figura de Magnetto? ¿Una fisura interna dentro del Grupo? La Unidad Política o Unidad 1 (Canal 13, TN, Radio Mitre y radios del interior del país) del Grupo quedaría bajo el control operativo y jurídico de José Aranda (poderoso empresario arrocero) y Lucio Pagliaro; hombres de poder y fortuna - que no es lo mismo -, capitalistas que apuestan fuerte y toman decisiones políticas y económicas que influyen en el poder político, y que ahora quedarán al frente de la conducción del núcleo periodístico. De hecho, se sabe desde hace tiempo, que quien bajaba a la redacción de Clarín y especificaba la línea editorial, es Aranda. Se pueden tejer todo tipo de especulaciones pero en los hechos el plan de adecuación indica esto: Magnetto y Herrera de Noble se quedarían con la Unidad Comercial o Unidad 2 (Cablevisión y Fibertel), que representa la parte del león del grupo, el verdadero poder económico, el negocio más sustancioso. Pero en términos de influencia simbólica, comunicacional; en términos de unidad política con capacidad de influir, tematizar, tejer alianzas económicas y políticas, Aranda y Pagliaro quedarán al frente de la Unidad Política, y no da la impresión de que tanto Aranda como Pagliaro, oficien de representantes de Magnetto al frente del núcleo periodístico de la, hasta ahora, corporación comunicacional con posición dominante. Se ha dicho: Son hombres con poder y fortuna, hombres que, se supone, conocen la diferencia entre poder y dinero, aunque éste siempre ayude y condicione.
II – El acto del 25 no asomó
El 25 de Mayo último se celebró como se viene haciendo desde la conmemoración del Bicentenario: Un acto multitudinario en la Plaza de Mayo, con diversas expresiones artísticas y la contundencia, expresada en el silenció que inunda el emblemático espacio patrio, del discurso presidencial. Luego, festejos. Y, lo hemos comprobado desde la última dictadura cívico- militar, al sector reaccionario de nuestra sociedad le molesta que el pueblo festeje porque cuando el pueblo festeja, algo está ocurriendo. La operación, en este caso, consistió en invisibilizar el festejo y la palabra presidencial. Tanto en canales de televisión como en medios gráficos y digitales. Nuevamente, un relato vacío de carnadura y girando en la telemática esfera de la negación de la realidad. Me gustan los refranes populares: No se puede tapar el sol del 25 con las manos.
"La opinión pública sólo existe donde no hay ideas.", escribió Oscar Wilde. La única realidad no es la verdad, y la verdad virtual se confunde entre los meandros de la manipulación, el engaño y cierta dosis de impotencia política para la obtención del poder que, sabemos, es poseedor de una antigua cocina donde se cuece su microfísica a fuego lento pero parejo.
*Periodista – Dtor/Editor de La Tecl@ Eñe-Revista de Cultura y Política 
FUENTE: http://www.agenciapacourondo.com.ar/secciones/sociedad/14684-boudou-ciccone-y-la-condena-mediatica.html