viernes, 6 de junio de 2014

Nestornautas:DE LOS CREADORES DE "QUEREMOS PREGUNTAR" LLEGA "NO QUEREMOS TELEVISAR"


Hasta ahora sabían más de la causa que los jueces, e incluso lo sabían antes.

Y lo importante no es lo que dijera o hicieran el juez, los defensores o el fiscal, sino Lanata y Wiñawski en la tele o en radio Mitre: la posta estaba en los medios, no en el juzgado.

Y conocían el fallo de la Cámara Federal apartando a Lijo antes de que saliera (todavía no salió, de paso), y todas y cada una de las resoluciones que iba a ir tomando el juez; y se dieron el lujo de entrevistar en vivo al "testigo clave" (uno de los Ciccone), sin aclarar que era un imputado.

Así como antes habían entrevistado por todos los medios del grupo al otro "testigo clave" (tanto, que el juez ni lo tuvo en cuenta para ordenar la indagatoria), al que pese a estar fugado por miedo a represalias, siempre lo encontraban, sin importar la hora.  

Pero resulta que bastó que Boudou pidiera que la indagatoria sea televisada, y si es posible que la televisen ellos, para que se acordaran que existe algo que se llama Código Procesal Penal.

De golpe se volvieron leguleyos, y secretistas, y te lo ponen a Verdura a explicártela:

Y se preocupan por transcribir acá el artículo 204, que dice: "El sumario será público para las partes y sus defensores, que lo podrán examinar después de la indagatoria, dejando a salvo el derecho establecido en el segundo párrafo del artículo 106. Pero el juez podrá ordenar el secreto por resolución fundada siempre que la publicidad ponga en peligro el descubrimiento de la verdad, exceptuándose los actos definitivos e irreproducibles, que nunca serán secretos para aquéllos.

La reserva no podrá durar más de diez (10) días y será decretada sólo una vez, a menos que la gravedad del hecho o la dificultad de la investigación exijan que aquélla sea prolongada hasta por otro tanto. No obstante, podrá decretarse nuevamente si aparecieren otros imputados. El sumario será siempre secreto para los extraños.". (las negritas son nuestras)

Un medio de prensa (no cualquiera: un canal de noticias, el más importante del país) que descubre lo que para cualquiera es una obviedad: que en juicio los de afuera (todos, menos el juez, el fiscal, los defensores, los testigos, las víctimas y los imputados) somos de palo, y por ende no tenemos derecho a acceder al expediente y leerlo de cabo a rabo por ejemplo. 

Y que la publicidad de ese juicio puede conspirar contra la posibilidad de llegar a la verdad.

Lo llamativo es por qué lo descubrieron justo ahora, cuando para ser coherentes por ejemplo con las 186 tapas del diario con "Boudou más complicado", lo mejor que les podría suceder es que la indagatoria se televise.

¿Tendrán miedo que les pase lo mismo que con la audiencia pública en la Corte por la causa de la ley de medios, y que el juez y el fiscal hagan un papel más o menos parecido al del "colo" de Clarín?