jueves, 9 de diciembre de 2010

LA SENADORA TERESITA QUINTELA ESTUDIA QUERELLAR AL PERIODISTA JOAQUÍN MORALES SOLÁ Matrimonio gay: las “pruebas” del obispo eran artículos de La Nación

LA SENADORA TERESITA QUINTELA ESTUDIA QUERELLAR AL PERIODISTA JOAQUÍN MORALES SOLÁ

Matrimonio gay: las “pruebas” del obispo eran artículos de La Nación

Publicado el 9 de Diciembre de 2010
El prelado Roberto Rodríguez, de La Rioja, había declarado que para la sanción de la ley varios senadores habían sido cooptados mediante pagos. Después de asegurar que se basaba en notas periodísticas, debió retractarse.
 
Después de que, por medio de un comunicado oficial, el obispo de La Rioja Roberto Rodríguez revelara que sus fuentes para acusar a los senadores de haber recibido coimas para la aprobación de la ley de matrimonio igualitario fueran dos notas del diario La Nación, se retractó ante una de las senadoras riojanas mencionadas y le expresó que no hablará con la prensa porque “tergiversa los dichos”.
“Se basa en la prensa para hacer una acusación gravísima pero no quiere hablar con la prensa porque malinterpreta sus dichos. Yo por mi parte estoy estudiando con mis abogados si demandaré por calumnias e injurias a Joaquín Morales Solá por la columna en la que me menciona con algo que jamás dije”, afirmó a Tiempo Argentino la senadora nacional Teresita Quintela.
En aquella columna publicada el 1 de agosto el periodista había escrito: “Hace poco, con motivo de la votación de la ley que instituyó el matrimonio igualitario, la senadora riojana Teresita Quintela confesó públicamente que estaba en contra de la iniciativa, por firmes razones de conciencia, pero que votaría a favor porque debía preservar la solvencia fiscal de su provincia”.
“Yo jamás dije eso”, dijo Quintela, quien en su momento había presentado un proyecto de referendum para que “la sociedad se expidiera respecto del tema del matrimonio entre personas del mismo sexo”.
El prelado había denunciado que la ley fue aprobada gracias a incentivos económicos que habrían recibido los senadores. “Hubo plata, me consta, porque los votos se compran.” Tras la repercusión nacional que tomaron sus palabras, el obispo Rodríguez tuvo un breve contacto con los periodistas riojanos, en el que se excusó de dar mayores precisiones a su denuncia y sólo agregó: “Hubo prebendas para decir sí.”
Estos dichos fueron reprobados por organizaciones que participaron activamente para construir el consenso social y político que obtuvo esta norma. La Federación Argentina de Lesbianas Gays Bisexuales y Trans expresó: “El enorme trabajo que insumió esta construcción se vio plasmado en la obtención de apoyos de más de 15 grupos parlamentarios, un hecho inédito en la política argentina y que demuestra el profundo debate que insumió la ley”.