sábado, 10 de diciembre de 2011

LA OPINION DE ERIC CALCAGNO QUE CITO CRISTINA EN SU DISCURSO EN LA ASAMBLEA LEGISLATIVA.


“Tres distribuciones estructurales”


El primer gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner consolidó por un lado los ejes políticos, económicos y sociales del gobierno de Néstor Kirchner y por él avanzó en temas sustanciales. En el primer aspecto, basta recordar la continuidad de las altísimas tasas de crecimiento de la economía, de los superávit fiscales y externos, de la inclusión social y de la afirmación de la soberanía nacional. En el período presidencial que comenzó en 2007 se sumaron actos trascendentales, con el sistema de jubilaciones de reparto (con sus implicaciones sociales, económicas y financieras), la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual, la Asignación Universal por Hijo, el plan de obras públicas y el impulso a la ciencia y la técnica, para citar algunos ejemplos.
Desde 2003 también cambió la función del Estado. Antes, ese Estado diseñado durante el gobierno militar y perfeccionado en los ’90, tenía como tarea primordial la privatización de las ganancias y la socialización de las pérdidas, en un marco de sojuzgamiento político y de exclusión social. Ahora, la acción del gobierno es el principal instrumento de la inclusión social. Es una reasignación de poder y recursos, sin la cual continuaría la política de exclusión. Se configura así una nueva Argentina. Estos cambios son a la vez consecuencias y causas de una distribución más justa del ingreso, de la palabra y del conocimiento. Veamos:

DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO. Una distribución más justa del ingreso es un objetivo del modelo de desarrollo con inclusión social. Los progresos logrados son impresionantes. Estamos muy cerca del pleno empleo, con un desempleo del 7,3%; el sistema de previsión social protege al 94% de la población, la Asignación Universal por Hijo cubre a 3,6 millones de niños y jóvenes; aumentaron los salarios reales.

DISTRIBUCIÓN DE LA PALABRA. La distribución de la palabra es indispensable para viabilizar la distribución del ingreso. Para hacerla posible, se sancionó la Ley de Regulación de los Medios de Comunicación Audiovisual que pluraliza las emisiones de radio y televisión. Hoy casi la totalidad de la información proviene de los medios cuyos símbolos y ficciones están guiados por el márketing, el rating y los intereses económicos y políticos de sus dueños. En cambio, la nueva ley reconoce a lo público, integra a lo social y regula el mercado. La distribución de la palabra posibilita que cada uno argumente en libertad su verdad relativa, que de eso se trata la política. 

DISTRIBUCIÓN DEL CONOCIMIENTO. La difusión del conocimiento como política permanente marcará el grado de justicia, democracia y productividad que tendrán las sociedades. Dentro del período 2010-2012 se entregarán netbooks a cada uno de los 3 millones de alumnos de la educación secundaria pública. En la educación superior, en los últimos años se crearon cinco universidades en el Conurbano Bonaerense, que se sumaron a las siete ya existentes. 

LA PROFUNDIZACIÓN DEL MODELO. Los logros en materia de redistribución pueden ser simbolizados por tres resultados: primero, los asalariados llegaron al 48% del ingreso total; segundo, se rompió el monopolio de la comunicación de televisión y radio; y tercero, la distribución de netbooks a todos los alumnos secundarios de las escuelas públicas y la creación de universidades en el Conurbano Bonaerense contribuirán al surgimiento de dirigentes provenientes de otras clases sociales, gracias a la educación. Los tres aspectos de la redistribución referidos están articulados y se realimentan; por ejemplo, la redistribución del ingreso permite mayor acceso al conocimiento; y el mayor conocimiento repercute en mejores salarios; a su vez, la redistribución de la palabra mejora el conocimiento y crea opinión a favor de las redistribuciones. Estos son aspectos de la distribución del ingreso, de la palabra y del conocimiento, que significan en los hechos un empoderamiento de la sociedad argentina, de sus ciudadanos y ciudadanas, en su unidad y diversidad, en todas sus potencialidades.