domingo, 12 de diciembre de 2010

Grondona amenaza y confirma las sospechas de desestabilización

Grondona amenaza y confirma las sospechas de desestabilización

El columnista de La Nación ya habla de reelección y vuelve a ser la voz de algunos sectores que sueñan con que Cristina Kirchner termine su mandato antes de tiempo. Al mismo tiempo, pide que el Estado reprima la protesta social.

En el punto más candente del conflicto con "el campo", Mariano Grondona y Hugo Biolcati soñaban entre risas con que Cristina Fernández terminara su mandato antes de tiempo. "Hay alguien que se llama Cobos", decían ambos entre risas, festejándose mutuamente las intenciones desestabilizadoras.

Ante la impotencia de los sectores más reaccionarios de la sociedad de plasmar sus ideas en un proyecto político que tenga posibilidades de ganar las elecciones, los voceros que poseen se dedican a presagiar que la presidente no finalizará su mandato.

Cristina Kirchner había señalado en el acto por el dia internacional de los derechos humanos que la situación de Soldati le parecía "armada". En ese sentido, la columna de Grondona en La Nación, parece confirmar las sospechas de la presidente cuando el periodista le pide "cambios" y de no ser así, podría correr el mismo riesgo que Alfonsín y De La Rúa. De todas maneras, y aunque Grondona se refiere a un hipotético "segundo mandato", su deseo ya intentó plasmarse en el actual período.

"La Presidenta deberá aceptar, al contrario, cambios profundos en su gobierno, si es que quiere perdurar con éxito en el poder hasta 2015 porque, si no lo hiciera, su segundo mandato podría tener un final similar al que padecieron Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa antes que ella", afirma Grondona en su columna.

La frase parece más una amenaza que un análisis político a futuro.

Al mismo tiempo, Grondona, en coincidencia con su compañero Joaquín Morales Solá, pide más repesión y critica una "disolución del Estado" en la materia. Resulta paradójico ya que en los 90 aplaudió la desaparición del mismo en términos económicos; de allí se desprende que la idea de Estado para Grondona es la idea de un Estado que oficie sólo como represor de la protesta social.

En el mismo sentido, Morales Solá, señala: "Hay un problema de carencia de represión del delito, sean sus autores argentinos o extranjeros. Sería muy injusto diferenciar a unos de otros". Al mismo tiempo, para moderar sus deseos, agrega: "¿No hay métodos más civilizados para reprimir un desorden en el espacio público?" , en relación al actuar de la Policía Federal en Soldati.

Así, Grondona le pide a Cristina Kirchner que garantice la presencia del Estado, como Estado represor, y, al mismo tiempo, Morales Solá que se haga "en forma civilizada" y por igual para
"argentinos o extranjeros", como si hiciera falta aclarar.