martes, 14 de diciembre de 2010

La Mesa de Enlace amenaza con hacer nuevas medidas de fuerza, QUE HDP!!!

ESTOS REVERENDOS HIJOS DE PUTA, NUNCA ESTUVIERON TAN BIEN ECONOMICAMENTE COMO AHORA!!!

Los ruralistas denunciaron que las grandes cerealeras exportadoras y los molinos harineros recibieron casi u$s4.700 millones, en detrimento de los productores


Los dirigentes de la Mesa de Enlace Agropecuaria esperan ser recibidos por la presidente Cristina Fernández de Kirchner para que se levanten las trabas que pesan sobre la exportación de trigo y, en caso contrario, amenazan con la toma de medidas de fuerza por la falta de mercado y precio que presenta este cereal en el ámbito doméstico.

Los ruralistas denunciaron que las grandes cerealeras exportadoras y los molinos harineros recibieron casi u$s4.700 millones en concepto de transferencias por parte de la producción debido a la política oficial impuesta por la administración kirchnerista desde mediados de 2006.

Según Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), "acá la culpa es del chancho y también del que le da de comer. Son sectores cómplices. Ambas partes, en una clara asociación, lo único que hacen es tener ganancias extraordinarias y una clara actitud que hace que los que pierden sean los productores y también los consumidores".

"No queremos llegar a la protesta, pero vamos a tener que ponernos al frente de lo que reclama nuestra gente", aseguró el titular de Federación Agraria tras participar de una presentación de sendos informes de CREA sobre trigo y ganadería en el predio ferial de Palermo.

Otro de sus pares de la Mesa de Enlace, Carlos Garetto, de CONINAGRO, indicó que "esta realidad plantea un malestar en los productores que se traduce en bronca por la falta de respuesta oficial" y estimó que el avance de la cosecha de trigo requiere actualmente la apertura de la exportación, ya que los molinos no ofrecen precio.

Según, Hugo Biolcati, de la Sociedad Rural, la agrupación solicitó una audiencia con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, el pasado 19 de noviembre, la cual no fue contestada, y por ello se buscará ir directamente a la Casa Rosada.

El titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, indicó que "el poder (para modificar la política oficial) no lo tiene el Ministerio de Agricultura sino laSecretaría de Comercio Interior (a cargo de Guillermo Moreno) y el único camino que nos queda es pedir una audiencia a la presidenta, y si no somos recibidos, sabemos bien qué es lo que tenemos que hacer". 
 
Durante los próximos días se cumplirá en el Interior del país con una serie de asambleas de productores, tal como sucedió en San Cayetano y sucederá en Córdoba y Entre Ríos, donde se espera que las bases de las diferentes entidades mandaten a las entidades a disponer medidas de fuerza y movilizaciones. 
 
Acompañado por técnicos de CREA, el analista en temas agropecuarios Carlos Etchepare reconoció que el mercado de compraventa de trigo desde mayo de 2006 reportó una transferencia del productor al sector privado, sin contar con el pago de retenciones, de4.678 millones de dólares.

En su informe, Etchepare indicó además que de no modificarse la política para el sector el productor de trigo recibirá en el ciclo 2010-2011 unos u$s78 millones, es decir, sólo un dos por ciento del negocio que ofrece este cereal.
 
Agregó que un 58% se compone de costos, mientras que el Estado nacional obtendrá cerca de 500 millones de dólares en concepto de retenciones, mientras que los exportadores contarán con un 10% de la torta (es decir, 322 millones) y la industria molinera, otro 15% del negocio (u$s700 millones).

El estudio presentado en la Rural expresó que desde mayo de 2006 el trigo representó un negocio total de u$s67.000 millones, con un valor FOB de exportación de u$s17.300 millones y un FAS teórico (que es el precio sin retenciones) de 10.300 millones de dólares.

Allí, según Etchepare, el productor obtuvo un beneficio de u$s583 millones y el sector productor transfirió a la demanda un monto de 6.034 millones de dólares.

A esto, según el estudio, se le deben sumar otros u$s1.000 millones de transferencias de manera directa por el pago de compensaciones, y un total de u$s2.355 millones cobrados por el Estados por vía de retenciones, y la industria molinera y los exportadores recibieron unos 1.152 millones de dólares.

En igual período, Etchepare estimó que los molinos contaron con un ahorro de 2.526 millones de dólares, y por compensaciones recibieron en el ciclo 2010- 2011 otros 1.000 millones más.


Fuente: DyN