miércoles, 15 de diciembre de 2010

“Esto, amigos y compañeros, no se desmadró, se apadrinó”


LA PRESIDENTA APUNTÓ INDIRECTAMENTE CONTRA EDUARDO DUHALDE

“Esto, amigos y compañeros, no se desmadró, se apadrinó”

Publicado el 15 de Diciembre de 2010

Advirtió que no se le escapaba que todo comenzó en la semana de su tercer aniversario en la gestión. Acusó a los que no pueden acceder a la presidencia por el voto e intentan socavarla.
 
La presidenta atribuyó los episodios de violencia producidos durante el conflicto por la toma del Parque Indoamericano a operaciones “de los que ya sabemos quiénes son” que buscaban desestabilizar a su gobierno. “Esto, amigos y compañeros, no es que se desmadró, se apadrinó, que es diferente”, dijo ayer al mediodía durante un acto en José C. Paz. La expresión no fue casual. El uso del verbo “apadrinar” aludía a la figura de El Padrino. Era una referencia al personaje de la saga de Francis Ford Coppola pero también, por elevación, al ex senador Eduardo Duhalde. La presidenta también consideró sospechoso que las ocupaciones de tierras comenzaran justo en la semana en que ella cumplía su tercer año al frente del Ejecutivo. “A nadie se le escapa que todo comenzó en la semana en que el gobierno cumplía tres años”, subrayó.
  Cristina volvió a apuntar hacia Duhalde, aunque sin nombrarlo, cuando mencionó a aquellos que “no pudiendo conquistar el lugar de presidente de la República por el voto popular, siempre han intentado socavar a los que sí lo hemos logrado”.  “Son los que realizan provocaciones y operaciones como las que estamos viendo todos los días, cotidianamente”, acusó. “Pese a algunas provocaciones, tenemos que estar con serenidad y responsabilidad”, exhortó. La presidenta hizo estas declaraciones durante la inauguración de un nuevo centro de documentación rápida, una oficina descentralizada del Ministerio del Interior que permitirá hacer el trámite para obtener el nuevo DNI desde uno de los municipios más pobres del Conurbano.
  A modo de balance de sus tres años en el gobierno, la presidenta aseguró que desde el primer día debió sortear obstáculos, en alusión a la denuncia por la valija y los 800 mil dólares del venezolano Guido Antonini Wilson. “Desde el primer día que me tocó gobernar la Argentina comenzaron prolijamente a ponerme piedras en el camino. También sé que muchos pensarán que, no estando él (por Néstor Kirchner), les va a resultar más fácil. Pero él desde algún lugar me da la fuerza, por algo fui su compañera por más de 35 años”, señaló. Acompañada por el gobernador Daniel Scioli, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el intendente anfitrión, Mario Ishii, Cristina se preocupó también por dar una señal de firmeza ante el escenario de “desgobierno” que se pretendió instalar a partir de los enfrentamientos en Soldati.
Cristina dedicó un largo párrafo a recordar a su marido. Dijo que su ejemplo la hacía más fuerte para asumir las dificultades, para enfrentar lo que definió como “operaciones” en su contra. “Fue él (por su esposo) quien me enseñó que los gobernantes deben ponerse al frente de los problemas y no echarle la culpa a los demás. Díganme si alguna vez lo escucharon quejarse. (Kirchner) fue un trabajador incansable, dedicó su vida a la militancia y por eso murió. El compromiso de él y de su vida me lleva a afrontar con mayor fortaleza cada una de las provocaciones y operaciones”, remarcó. “Con toda la tristeza que tengo adentro por la pérdida irreparable, quiero darles la garantía de que voy a seguir inquebrantablemente frente a mi pueblo, gobernando, tomando todos los días cada una de las medidas”, se comprometió.
Como parte de ese compromiso con la gestión, la presidenta tomará hoy juramento a la nueva ministra de Seguridad, Nilda Garré. La asunción de Garré marcará una de las decisiones más fuertes de Cristina desde que asumió la presidencia. La ex ministra de Defensa llega a la cartera de Seguridad con el mandato de promover una drástica reestructuración de la Policía Federal. La reorganización que piensa llevar adelante Garré apunta a evitar la peligrosa autonomía de esa fuerza respecto del poder político; también se piensa impulsar la creación de una Agencia Federal al estilo FBI. En el equipo de Garré están trabajando dos prestigiosos especialistas en materia de política criminal, como Alberto Binder, especialista en Derecho Penal y director del Instituto latinoamericano sobre Seguridad y Democracia (Ilsed), y Darío Kosovsky, abogado especializado en Seguridad. Ambos forman parte del INECIP (Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Sociales y Penales).